The Blog

Cinco son cinco… ¡hasta septiembre!

Cinco son cinco… ¡hasta septiembre!

Parar. Desconectar. Descansar. Resetear. Reflexionar. También son cinco. Como las semanas que este año nos ofrece el mes de agosto para suavizar la marcha y caminar entre olas de calor y “danas” hasta alcanzar septiembre.

No queremos parecernos al típico mosquito de verano (canso, canso,…), pero os dejamos por aquí los temas que hemos tratado en este blog y que más interés han despertado entre vosotros. Son cinco, como las semanas que quedan hasta septiembre. Una lectura por cada semana, dejando tiempo para la reflexión y la toma de decisiones.

Si te decides, podrás surfear estas cinco semanas entre keywords, buyer personas, profesionales, reputación, email marketing, qué es costoso y qué es caro (seguro que esto te suena…). Por ahí van los tiros. Te dejamos un resumen de cada tema y su enlace.

¡Que disfrutes del verano todo lo que puedas (y más)!

Cómo utilizar las palabras clave (keywords)

Hacer una labor de investigación y análisis (keyword research) a través de la que identificar con qué palabras clave (keywords) nos pueden estar buscando los usuarios resulta de vital importancia para generar tráfico hacia nuestra página web y aumentar nuestra visibilidad.

Factores como la relevancia, el número de búsquedas o la competencia son claves para escoger las mejores keywords para una web. Pero una vez hecha esa labor de investigación y análisis para identificarlas, queda el siguiente paso: Cómo utilizar esas palabras clave para mejorar la visibilidad y el posicionamiento de nuestra web.

En esta entrada del blog os dejamos algunos de esos usos para que os animéis a ponerlos en práctica, y que tienen que ver con la estructura de la web y optimizar los contenidos y el SEO on page.

¿Por qué no habría contratado a un profesional?

Todos hemos tomado en alguna ocasión decisiones de las que luego, tras un periodo de reflexión (y hechos consumados), nos hemos arrepentido. En el campo de los negocios quién no se ha preguntado alguna vez: ¿Por qué no habría contratado a un #profesional?

¿Quién no se ha puesto el traje de decorador, de fontanero, de albañil… y tras ver el resultado ha escuchado muchos “si hubiéramos… si hubiésemos… ¡vaya cagada! ¿y si llamamos a un profesional para ver si lo puede solucionar?”

En el mundo del marketing y la comunicación suele ser habitual “recoger” proyectos heredados de sobrinos, conocidos… “cracks” de las redes sociales en los que (no lo olvidemos), por ahorrarnos unos “eurillos”, ponemos en sus manos la imagen y la REPUTACIÓN (con mayúsculas) de nuestro negocio.

Por eso, delegar en profesionales es una de las mejores decisiones que se pueden tomar. Y aunque contratar sus servicios pueda parecer costoso, nunca será tan caro como el no hacerlo o dejar nuestra reputación en manos de un aficionado (por si te interesa, te dejamos el enlace a una entrada anterior del blog en la que planteábamos la pregunta ¿es caro contar con tu propio departamento de comunicación y marketing?, y esta otra en la que nos poníamos en tu lugar y respondíamos a la pregunta ¿por qué tengo que contratar los servicios de una agencia de comunicación?).

¿Conoces a tu cliente ideal? Cómo definir a tu Buyer Persona

Comprender las motivaciones de nuestros clientes, conocer los objetivos que persiguen y saber cómo conseguir cubrir sus necesidades es el objetivo de definir a nuestro Buyer Persona.

Aunque en otra ocasión os hablamos del Buyer’s Journey o proceso de compra de nuestro cliente ideal al definir qué es el marketing de contenidos y su relación con el inbound marketing, en esta entrada del blog nos centramos en cómo definir el Buyer Persona.

Para ello es básico comprender sus motivaciones, el objetivo que persigue, cuáles son sus “puntos de dolor” (los obstáculos) que se le presentan para conseguir cubrir sus necesidades o cumplir con sus objetivos, además de las objeciones que puede plantear ante una posible compra o adquisición de nuestro producto o servicio.

Establecer el perfil de nuestro cliente ideal supone un esfuerzo de investigación, recopilación, análisis, valoración y selección de la información adecuada, y que dependerá de la tipología de nuestra empresa o el entorno en el que trabaja. Por ejemplo, en un entorno B2B el cargo que ostenta la persona será importante a la hora de definir nuestro Buyer Persona, mientras que en otros casos no lo será.

Además, conocer mejor qué piensa, qué necesita, qué valor nuestro cliente, nos ayudará a elaborar el Plan de Comunicación y Marketing de la empresa, definir su estrategia y concretar las acciones a realizar.

¿Es caro contar con tu propio departamento de Comunicación y Marketing?

Otra vez a vueltas con qué es costoso y qué es caro. Pues depende, ¿no? (como diría un gallego). Contratar los servicios de una agencia para que actúe como si fuera el departamento de Comunicación y Marketing de tu empresa, ¿lo consideras un gasto o una inversión?

El por qué te planteamos en su momento (y lo seguimos haciendo) esta pregunta está relacionada con la labor comercial que hacemos habitualmente (igual que tú en tu empresa) y las conversaciones mantenidas con directivos, emprendedores, autónomos…

Nuestra conclusión es que todos sois conscientes de que algo hay que hacer en el área de la Comunicación y el Marketing. Pero una gran mayoría califican como “caro” ese servicio. Entonces llega el momento de exponer y explicar todo lo que se puede conseguir con ese servicio.

Costoso no es lo mismo que caro. Ni mucho no siempre es mejor. Ni menos es más (¿o sí?) ¿Por qué y para qué tienes que estar presente en todas las redes sociales, debes tener una web espectacular, plantearte una estrategia de newsletter, hacer SEO y SEM… cambiar el logo de la empresa? Esa es la pregunta.

¿Sirve realmente a tu empresa? ¿Existe una estrategia definida en base a unos objetivos establecidos? La experiencia y el conocimiento para analizar y asesorar de forma adecuada, y así establecer cuál es la mejor estrategia de Comunicación y Marketing para cada empresa de acuerdo con su perfil, mercado al que se dirige y objetivos que persigue tiene un coste.

Caro es aquello que no te ofrece resultados, que no se alinea con tu estrategia y que no te permite alcanzar la visibilidad adecuada para llegar a tus clientes potenciales y establecer una relación de confianza que lleve a su fidelización… aunque no te cueste un duro.

Bueno, que me lío otra vez. Nuestro consejo siempre es el mismo: No es cuestión de “si” necesitas invertir dinero en la presencia digital de tu negocio (que sí lo necesitas), sino de “cómo”.

¿Tienes una estrategia de email marketing?

Como diría Jack, empecemos por el principio. ¿Qué es el email marketing? El email marketing es una disciplina de marketing que se basa en la utilización del correo electrónico como herramienta de conversión y fidelización de clientes.

Una herramienta especialmente adecuada dentro de una estrategia de marketing de contenidos para las dos últimas fases del proceso de compra del cliente: atraer, convertir (de visita a lead), convertir (de lead a cliente -cerrar-) y fidelizar (o deleitar).

¿Cuáles son sus ventajas? Conseguimos llegar directamente al destinatario de nuestro mensaje. Y además lo hacemos de un modo muy personalizable y medible. Es efectivo, tanto en conversión como en fidelización. Puede ser un newsletter. Podemos segmentar los envíos por grupos de interés. No es difícil de gestionar y lo controlamos nosotros. Permite mantenernos en contacto con nuestro público objetivo.

¿Más? Fidelización, conversión elevada, coste no elevado, amplia variedad de formatos¿Cuántas veces al día revisas tu email? Algunas cifras hablan de que el 44% lo hace entre 1 y 3 veces al día y el 20% más de 10 veces al día ¿dónde te sitúas tú?

Comunicar es importante

Comunicar es importante para tu empresa. Puedes optar por contratar personal para que lleve a cabo esta función o subcontratar este servicio. En otras palabras: Te puedes permitir tener un departamento de Comunicación y Marketing… pero lo que no puedes hacer es permitirte el lujo de no tenerlo.

La experiencia que acumulamos en With Marketing nos permite conocer cuáles son las necesidades de las empresas en el entorno de la Comunicación y el Marketing digital. Somos una agencia de Comunicación y Marketing en Navarra multidisciplinar para ayudarte a diseñar y desarrollar la web de tu empresa, su imagen corporativa, gestionar las redes sociales, elaborar contenidos… y todas aquellas acciones que necesita tu empresa en el área de Comunicación y Marketing.

¡Y recuerda! Si aún no lo has hecho, todavía estás a tiempo para solicitar el bono del Kit Digital para dar un impulso a tu empresa. En With Marketing somos Agentes Digitalizadores y te podemos ayudar. Entra en nuestra web y solicita tu Guía con las soluciones digitales a las que puedes acceder, qué ayuda te correspondería, cuáles serían los pasos que tienes que dar, fechas clave, etc.

¡Buen verano!

Cómo influye la comunicación interna en tu empresa

¿Cómo influye la comunicación interna en tu empresa?


Compromiso, trabajo en equipo, colaboración, buen ambiente laboral… Si pidiéramos a un directivo/gerente que enumerase cuáles son las fortalezas internas que persigue su organización con mayor ahínco, estamos casi seguros de que sus respuestas coincidirían o tendrían que ver con alguna de las enumeradas al principio de este párrafo.

 

Sin embargo, todas esas respuestas (objetivos) dependen en gran medida de una sola cosa: el nivel de comunicación interna que se haya alcanzado en la empresa. La falta de comunicación tendrá como resultado esfuerzos aislados, falta de compromiso, áreas no articuladas y deficientemente relacionadas… Todo ello, contrario a los valores que se quiere conseguir y transmitir en cualquier organización.

 

La influencia de la comunicación interna

 

Hasta hace poco tiempo (y aún hoy en día sigue siendo así) la comunicación interna se entendía como piramidal y unidireccional, con origen en las áreas de decisión y sin posibilidad de respuesta. Algo parecido a una cartelera de anuncios con cristal incorporado y llave para evitar que nadie participe ni genere “ruido” y “mal ambiente”.

 

Es decir, la comunicación interna se limitaba a establecer un canal por el que informar a los empleados de sus obligaciones, de los acuerdos alcanzados entre la dirección y sus representantes legales, la comida prevacacional o la cena de fin de año… Sin posibilidad de respuesta, ni de participación… Eran tiempos en los que la comunicación interna (y aún hoy sigue siendo así) era un área restringida que manejaba, generalmente, el departamento de Recursos Humanos.

 

 

Podemos decir que hoy (aunque aún no siempre) ese concepto de comunicación interna ha cambiado profundamente. Casi se ha vuelto a construir o reconstruir o reinventar desde cero (o, como también se dice, se le ha dado la vuelta como a un calcetín).

 

Hoy la comunicación interna en una empresa contempla una comunicación bidireccional, abierta, colaborativa… entre la organización y sus colaboradores. Mediante contenidos difundidos a través de diferentes canales internos y siempre con el objetivo (además de informar) de inspirar, motivar, crear y reforzar la cultura corporativa.

 

Probablemente a ello haya ayudado la tendencia a que las estructuras de las empresas sean “líquidas” -no estancas- o al arraigo de conceptos como sostenibilidad, cultura colaborativa…

 

El caso es que nunca como hoy se había aceptado de manera tan clara que la comunicación interna tiene una influencia decisiva en la integración de los equipos, la articulación de las diferentes áreas productivas, la búsqueda del alineamiento con el objetivo común de la empresa o la mejora de la productividad… ¿Alguien ha oído aquello de que los mejores prescriptores/embajadores de una empresa son los propios trabajadores? Pues eso.

 

 

Herramientas de comunicación interna

 

Al igual que tenemos diseñada una estrategia para la comunicación externa, también debemos tenerla para la comunicación interna: cuáles son los objetivos, cómo los vamos a alcanzar y cuándo, cómo mediremos los resultados, etc.

 

Con qué canales y herramientas podemos contar para fomentar la comunicación interna en la empresa:

- Redes sociales corporativas internas

- Plataformas colaborativas

- Buzón de sugerencias

- Tableros para mensajes

- Apps

- Chats internos

- Email interno

- Boletines corporativos

- Manuales corporativos

- Encuestas

- Videoconferencias

- Revistas corporativas

- Podcast

 

Las redes sociales corporativas internas

¿Qué son las redes sociales corporativas internas? ¿Qué ventajas nos dan si decidimos utilizarlas como canal de comunicación interna de la empresa?

 

Como su propio nombre indica son redes sociales con un funcionamiento muy similar a las redes sociales que todos conocemos, con la diferencia que la comunidad (sus miembros) está integrada por los colaboradores/trabajadores de la empresa.

 

A través de ellas se transmite información, se fomenta la cooperación e interacción entre departamentos, se intercambia conocimiento, se comparten avances en proyectos, se informa de novedades o cambios en la empresa, se organizan actividades… En definitiva, se socializa y se ayuda a consolidar la cultura, los valores y el sentimiento de compromiso con la empresa.

 

Y se hace por medio de contenidos mucho más amigables y por canales no tan rígidos como los que antiguamente se llamaban “oficiales”, llegando mucho más a nuestros públicos internos, y donde todo el mundo que pertenece a la empresa puede participar sin importar en qué posición del organigrama se encuentre.

 

Algunas redes sociales internas son, por ejemplo, Yammer de Microsoft, Kaltura, Workplace de Meta, Convo, HCL Connections, Jive o Chatter de Salesforce. Hay quien otorga también el rangos de redes sociales a las plataformas colaborativas al ser también herramientas para la comunicación interna que propician la interacción entre los colaboradores, como Slack, Asana, Trello, Figma o Microsoft Teams.

 

Ventajas de utilizar las redes sociales internas

 

Si vemos la red social interna como un canal de comunicación para el intercambio fluido de información entre todas las partes de la empresa, entonces estaremos más cerca de alcanzar los objetivos que persigue la comunicación interna: cooperación, trabajo en equipo, intercambio de conocimiento y socialización para consolidar la cultura, los valores y el sentimiento de compromiso con la empresa…

 

- Inmediatez en la comunicación. La comunicación es mucho más fluida e inmediata que a través de otras herramientas.

 

- Colaboración. Promueven la cultura colaborativa y participativa. Sentimiento de equipo.

 

- Derribar barreras. Si logramos que todos los departamentos se involucren y participen, pueden ser una herramienta para derribar barreras y fomentar el acercamiento, por ejemplo, entre el equipo de dirección y el resto de los equipos de la organización.

 

- Conocimiento. Fomentan el conocimiento, ayudan a su gestión y facilitan la organización y el acceso libre a la información de la empresa.

 

- Productividad. Potencian la eficiencia y productividad al tener centralizada toda la actividad profesional en una sola plataforma.

 

- Fidelización de marca. Ayudan a la motivación y a profundizar en el sentimiento de pertenencia, de compromiso.

 

- Inmersión digital. Apoyan la inmersión en la nueva cultura digital de la empresa, implementando nuevos hábitos, procesos, metodologías…

 

- Comunicación interna. Y, por supuesto, mejoran la comunicación interna, ayudan a gestionar posibles crisis internas, etc.

 

Interesante, ¿no? Pero, antes de poner en marcha una red social interna, debemos saber que tendremos que invertir mucho tiempo y esfuerzo en ella para construir nuestra comunidad, manteniendo una escucha activa, comprometiéndonos a responder a necesidades y comentarios teniendo en cuenta la opinión del usuario, proponiendo, ayudando, participando, generando debates…

 

Ofreciendo contenidos de valor para que los trabajadores de la empresa sientan que este tipo de plataformas son herramientas que les pueden ayudar en su actividad diaria. Y no caer en la tentación de convertirla en el boletín corporativo.

 

Lo que hay que conocer de las Redes Sociales en 2023 para planificar mejor

Lo que hay que conocer de las Redes Sociales en 2023 para planificar mejor

Quién utiliza más las Redes Sociales, cuál es el principal uso que les damos, cuáles se usan más y para qué, qué Redes Sociales tienen mayor valoración entre los usuarios… Estas son algunas de las muchas preguntas que de forma casi permanente los profesionales de la Comunicación y el Marketing nos hacemos para elegir, descartar, establecer perfiles de clientes, elaborar planes de comunicación, crear planes de contenidos, definir objetivos y estrategias… en definitiva, para crear el plan que se ajusta a las necesidades de cada empresa, marca, servicio y/o cliente.

Y a ello nos va a ayudar una vez más IAB Spain con la publicación del Estudio Anual Redes Sociales 2023, la 14ª edición de este estudio anual que viene realizando desde 2009 y que en esta ocasión ha sido patrocinado por Epsilon Technologies y Wuolah, y elaborado por Elogi.

Un estudio que nos aporta datos sobre la evolución de las Redes Sociales. Qué buscan en ellas y cómo las utilizan los diferentes perfiles de usuarios. La conveniencia o no de establecer límites en el volumen de publicidad ante el riesgo de saturación. La percepción de los influencers y su inclusión o no en una posible campaña de Comunicación y Marketing.

O la importancia que puede tener para una marca estar presente o no en las Redes Sociales desde el punto de vista de la visión positiva, negativa o indiferente que ello genera entre su público objetivo.

Aquí os dejamos unas breves pinceladas de lo más interesante que hemos extraído del Estudio Anual Redes Sociales 2023.

Usuarios y NO usuarios

Según datos del INE, el 94% de la población española de entre 12 y 74 años es usuaria de Internet: 35,5 millones de personas. De ellas, el 85% utiliza las Redes Sociales: 30,2 millones de personas.

De acuerdo con los datos del Estudio Anual Redes Sociales 2023, su penetración, que se mantiene estable y se encuentra en su etapa de madurez, es superior entre las mujeres (87%) que entre los hombres (83%). Y es especialmente alta entre los jóvenes de 1 8 a 24 años (94%).

El 15% de los internautas se declara NO usuario de Redes Sociales, aunque un 11% de ellos dice tener intención de registrarse en alguna durante el próximo año. ¿Y cuál es el perfil de los NO usuarios de Redes Sociales? El 44% son mujeres y el 56% hombres, el promedio de edad es de 43 años (el 47% tiene entre 35 y 54 años), el 45% tiene titulación universitaria, un 11% algún postgrado, el 61% trabaja por cuenta ajena y el 12% por cuenta propia. ¿Las razones? Falta de interés, privacidad o falta de tiempo.

 

Conocimiento y valoración de las Redes Sociales

Si se pregunta de forma espontánea a un usuario cuántas redes conoce, el resultado es entre 3 y 4. Facebook sigue siendo la red más conocida de forma espontánea, seguida de Instagram y Twitter, y con un incremento significativo de TikTok con respecto a hace un año.

Si se sugieren nombres de diferentes Redes Sociales, los usuarios llegan a conocer entre 9 y 10. Facebook, WhatsApp e Instagram siguen siendo las más conocidas de forma sugerida, y TikTok se sitúa entre las cinco más conocidas. BeReal es la que experimenta un mayor crecimiento en notoriedad, al igual que también crecen Telegram, Spotify, LinkedIn, Tinder, Twitch, Reddit y Discord.

En 2023 se ha alcanzado la media más alta de los últimos seis años en cuanto al número de Redes Sociales que utiliza cada usuario: 4,8. Y eso a pesar de que un 33% de los usuarios admite haber abandonado una red social durante el último año. Estos son los datos principales por uso de las diferentes Redes Sociales:

- Las Redes Sociales líderes en España: WhatsApp, Instagram, Facebook y YouTube.

- La red social con más usuarios sigue siendo WhatsApp (88%).

- Las que más crecen en número de usuarios son Telegram, LinkedIn, Instagram y TikTok.

- Las mejor valoradas entre los usuarios: WhatsApp, YouTube, BeReal y Spotify.

- Las más relevantes por conocimiento y uso: Facebook, WhatsApp e Instagram.

 

Tiempo y uso de las Redes Sociales

Los usuarios más activos en Redes Sociales son las mujeres y los internautas de 18 a 34 años. Las mujeres utilizan entre cinco y seis Redes Sociales (principalmente WhatsApp, Instagram, Spotify, Pinterest, Snapchat y BeReal), por cinco los hombres (entre los que destaca Twitchy Discord).

Por generaciones, y yendo del grupo de los más jóvenes al de los de más edad:

Generación Alpha, 12-17 años. Son los que menos redes utilizan. Prefieren aplicaciones como TikTok (más que el resto de los internautas), Pinterest y BeReal. Son más partidarios de seguir influencers: 8 de cada 10 lo hacen, especialmente en Instagram y TikTok.

 

Generación Z (18-24 años). Son los que usan más Redes Sociales: 6,5 redes de promedio. Especialmente TikTok, Twitter, Facebook y BeReal. Los miembros de la generación Z son también los que más tiempo pasan conectados a Redes Sociales.

 

- Generación Millennials (25-34 años). Son los más partidarios de informarse por Redes Sociales antes de la compra (67%). Se decantan por Facebook, Twitter, Telegram, LinkedIn y Tinder. WhatsApp, Instagram y YouTube son las más transversales.

En cuanto al tiempo de uso, dedicamos 1 hora y 7 minutos cada día a consultar las Redes Sociales. Los usuarios que más tiempo pasan conectados son los de 18 a 24 años (1 hora y 32 minutos), mientras que mayores de 45 años les dedican menos de 1 hora. Y las Redes Sociales donde pasamos más tiempo son: Spotify, Twitch, Discord, WhatsApp, TikTok, YouTube, Instagram y Tinder.

Motivos y marcas

¿Cuáles son los motivos principales para usar las Redes Sociales? Entretenerse, interactuar e informarse son los usos principales de las Redes Sociales, seguidos por otros como inspirarse, seguir el mercado profesional y conocer gente. Respecto a las cuentas que más siguen los usuarios son, por este orden, las de su entorno más cercano (las únicas que han crecido este año), influencers, marcas y medios de comunicación.

A pesar de que han perdido seguidores a lo largo del año, aumenta significativamente la intensidad y la frecuencia con la que los seguidores utilizan las Redes Sociales para seguir las cuentas de marcas: (un 45% utiliza mucho o bastante las Redes Sociales para seguir a marcas, frente a un 32% en 2022).

¿Cuáles son los motivos para seguir las cuentas de marcas? Principalmente para informarse y entender la actualidad (61%), entretenerse (543%), inspirarse (46%) y seguir tendencias (43%). Los sectores que siguen siendo los más seguidos en Redes Sociales son los de Entretenimiento, cultura y medios y Viajes, transporte y turismo.



¿Influye en la confianza de los usuarios el que una marca no tenga presencia en Redes Sociales? Aunque sigue sin alterar el nivel de confianza de los usuarios el que una marca no tenga presencia en Redes Sociales, este año aumenta significativamente el porcentaje de usuarios a los que les inspiran mayor confianza las marcas que tienen perfil en Redes Sociales.

Un dato que puede ser interesante a la hora de plantear campañas de Comunicación y Marketing es el seguimiento que tienen los influencers en Redes Sociales. El 50% de los usuarios siguen a un influencer (mayoritariamente en Instagram, YouTube y TikTok), pero la credibilidad de este tipo de cuentas cae de forma importante este año con respecto a 2022: solo 1/3 de los usuarios consideran que son creíbles.

 

Publicidad, ecommerce y Redes Sociales

Los usuarios siguen siendo reacios a ver publicidad en Redes Sociales. De hecho, según los datos del estudio de IAB, durante este año ha aumentado el rechazo a ver publicidad según nuestros intereses: al 45% de los usuarios le molesta frente al 34% que lo reconocía en 2022.

El papel de las Redes Sociales en el proceso de compra sigue siendo principalmente proporcionar información de productos y servicios (sobre todo entre los usuarios de mayor edad), ayudar a comparar alternativas y comentar o compartir la compra. Las principales redes donde buscan información son Instagram (43%), YouTube (40%) y Facebook (34%).

Para uno de cada cinco usuarios las Redes Sociales son también un canal para realizar compras. Especialmente para los usuarios de entre 25 y 34 años, quienes también declaran que las Redes Sociales influyen en sus compras (64%). Además, el 45% de los usuarios señala que también les influyen los comentarios y opiniones de otros usuarios.

Profesionales, Redes Sociales y metaverso

¿Para que utilizan las Redes Sociales los profesionales de la Comunicación y el Marketing? Según el estudio, los profesionales usan (usamos) principalmente las Redes Sociales para generar branding, vender y como servicio de atención al cliente, por delante de dar respuestas a dudas y generar notoriedad, que disminuyen considerablemente con respecto al año pasado.

De esta forma, los contenidos que más se generan en Redes Sociales, con los que más se interacciona y los que generan mayor tráfico son los relacionados con branding, mientras que las promociones pierden fuerza con respecto al año pasado.

 

Instagram y Facebook lideran la lista de uso a nivel comercial, manteniendo sus niveles con respecto a 2022, y seguidas por YouTube, WhatsApp, LinkedIn y TikTok (la red mejor valorada), que mejoran su posición en el ranking respecto al año pasado. La inversión en publicidad se mantiene (el 69% declara haber invertido lo mismo que el año anterior, mientras que un 26% la ha aumentado) y la res social a la que se ha destinado más inversión es Instagram, seguida de Facebook.

 

¿Y qué hay del metaverso? Entre los usuarios españoles de Internet, la notoriedad del metaverso ha aumentado. Pero no su uso. El 59% declara haber visto, leído u oído algo sobre el metaverso, aunque solo el 22% ha estado dentro alguna vez. Los que más contacto han tenido con el metaverso han sido los millennials: el 45% ha entrado alguna vez. Entre los profesionales solo 1 de cada 4 dice haber visto, oído o leído algo sobre el metaverso, y solo un 14% afirma haber entrado en algún metaverso.

En With Marketing sabemos que no todas las empresas son iguales, ni tienen las mismas necesidades. Cuéntanos que necesitas para poder ofrecerte las soluciones que mejor se adaptan a las necesidades de Comunicación y Marketing que tiene tu empresa.

Branding, imagen corporativa, diseño y desarrollo web, blog, SEO – SEM, Redes Sociales, marketing de contenidos, inbound marketing, vídeos, fotografía, medios, prensa, folletos, diseño gráfico…

¿Hablamos?

La técnica de las 5 W’s

La técnica de las 5 W’s

En la anterior entrada del blog que titulamos ¿Por qué no habría contratado a un profesional? te hablábamos de los resultados de no delegar en un profesional la definición y el desarrollo de la comunicación y el marketing de tu empresa. Y lo CARO que puede resultar en términos de imagen y reputación para tu negocio.

Dejando al margen si puede resultar COSTOSO contar con un departamento propio de comunicación y marketing o el por qué contratar los servicios de una agencia de comunicación, dejamos abierto un tema: cómo definir el Plan de Social Media más adecuado para tu empresa.

Si recuerdas, como paso previo a esa definición, en With Marketing siempre te comentamos la necesidad de elaborar una auditoría o análisis inicial para conocer cuál es la situación de tu empresa en el entorno de la comunicación y el marketing, y cuáles son las debilidades, fortalezas, amenazas y oportunidades para confeccionar la estrategia más adecuada en función de dónde queremos centrar nuestro esfuerzo e inversión: Branding, desarrollo web, presencia en redes sociales…

Empezamos a definir el Plan de Social Media

En Periodismo, la técnica de las 5 W’s es la regla por antonomasia para redactar y presentar una noticia, y que se basa en responder a cinco (podemos añadir una sexta) preguntas clave: ¿Qué? ¿Quién ¿Cuándo? ¿Dónde? y ¿Por qué? (la sexta sería ¿Cómo?).

Esta regla se traslada y se utiliza también para definir el Plan de Social Media para establecer los objetivos de la estrategia en redes sociales (¿Qué?), escoger las personas que van a ser las encargadas de desarrollarla y a qué público objetivo se va a dirigir (¿Quién?), con qué frecuencia de actualización (¿Cuándo?), desde qué redes sociales (¿Dónde?) y, por último, fijar el mensaje a transmitir para que lo elija el usuario ¿Por qué?

1.- Qué queremos conseguir

Generar branding, compartir información de valor para nuestros clientes y para el sector, visibilidad, aumentar la comunidad, fidelizar y atención al cliente…

Sean los que sean, nuestros objetivos deben ser específicos, medibles, alcanzables, relevantes y con un límite de tiempo (objetivos SMART). Y para ello debemos establecer una serie de hitos, como periodo de tiempo en el que los queremos alcanzar, presupuesto con el que contamos, recursos de los que disponemos…

técnica 5 w

Este primer punto de partida es básico, y las metas que nos planteemos alcanzar deben estar alineadas con la estrategia de marketing y comunicación de la empresa. Y deben ser medibles, es decir, no plantearnos como objetivo, por ejemplo, generar engagement, sino establecer cuánto engagement queremos generar, en cuánto tiempo, tener claro que es un objetivo realista y que disponemos de los medios para alcanzarlo. Y huir de variables como número de seguidores o de likes, porque esos no son un objetivo en si mismos, sino un medio para lograr visibilidad o posicionar una imagen de marca.

El punto de partida es básico, las metas que nos planteemos alcanzar deben estar alineadas con la estrategia de marketing y comunicación de la empresa.

2.- Quién lo desarrollará y a quién nos vamos a dirigir

Una vez establecido el qué, debemos decidir quién va a desarrollar esa estrategia: ¿tenemos las personas con el perfil adecuado para hacerlo dentro de la empresa o necesitamos externalizar ese trabajo? Es un punto importante para definir el presupuesto con el que tenemos que contar para diseñar un calendario de publicaciones, producir el contenido, difundirlo, monitorizarlo…

Dentro del quién también tendremos que establecer a quién nos vamos a dirigir, cuál es nuestro público objetivo. Quizá te pueda servir esta otra entrada del blog en la que te hablábamos de cómo definir a tu buyer persona. Una de las ventajas de las redes sociales es la capacidad que nos dan para llegar a nuevas audiencias y también de segmentarlas, llegando a un público muy concreto y definido.

3.- Cuándo acercarnos y con qué frecuencia

Tienes que investigar en cuándo es el mejor momento para acercarte a tus usuarios, así como cuál es la frecuencia de actualización de los contenidos más adecuada. Dependiendo de quién sea tu buyer persona, el mejor momento puede ser uno u otro (no todos los momentos son buenos) y la frecuencia de contenidos más alta o más baja.

técnica 5 w

Te pueden servir de ayuda algunas herramientas gratuitas que permiten optimizar los momentos de publicación, porque cada red social tiene su casuística y sus características. No tires a la basura todo el trabajo realizado hasta aquí publicando en momentos en que el alcance es bajo, la actividad reducida, o la presencia activa de usuarios nula.

4.- Dónde queremos estar

Una vez definidos los dos puntos anteriores (qué queremos conseguir, quién lo desarrollará y a quién nos vamos a dirigir) toca comenzar a acercarnos a nuestro público objetivo. Es decir, tenemos que elegir en qué redes sociales queremos estar (esta otra entrada del blog te puede ayudar).

técnica 5 w

Una elección que hay que estudiar en base a datos: objetivos, mercado, sector, público (prescriptores, distribuidores, competidores…) y clientes potenciales (a quien puede interesar mis productos o servicios). La gran mayoría de las empresas debe tener presencia, al menos, en una red social, ya sea una empresa B2B o B2C. Pero debes valorar cuál de ellas se adecúa en mayor medida a la actividad que desarrolla tu empresa y a tus objetivos.

5 y 6.- Por qué y cómo envío mis mensajes

Estudiar cómo enviamos los mensajes y qué transmitimos con ellos es vital para conseguir que nuestros usuarios (audiencia) perciban el valor diferencial que les ofreces. El cómo enviamos los mensajes definirá cómo llegamos a los usuarios. Y no solo es el formato de los mensajes que les trasladamos, sino también el tono que elegimos para dirigirnos a ellos (que debe ser diferente en cada red social).

técnica 5 w

Tan importante es aportar contenidos de valor para el usuario como el tono con el que te diriges a ellos, que debe ajustarse con la línea de comunicación de la empresa, con sus valores y principios (el porqué de su presencia en el mercado, su propuesta de valor).

Para adaptar lo mejor posible el mensaje contamos con un aliado: el marketing de contenidos. El marketing de contenidos es una estrategia que se centra en la elaboración de contenido de diferente tipo en base a la fase del proceso de compra en la que se halla nuestro consumidor o cliente ideal, con el objetivo de incidir en él y conseguir que avance en las diferentes etapas del proceso.

Si el proceso de compra tiene cuatro fases principales, como son Consciencia, Investigación, Consideración y Decisión, las del proceso de venta se corresponden con las de Atraer, Convertir, Cerrar y Deleitar. Es decir, tienes que conseguir atraer clientes potenciales para que te conozcan, convertirlos en clientes y posteriormente en clientes fieles. Y para ello la mejor forma es generando confianza y credibilidad a través de nuestros contenidos, siendo auténticos y honestos, y aportando valor.

Ten en cuenta algo básico y fundamental: los usuarios no buscan anuncios de las marcas a las que siguen, quieren información de valor, conocer promociones interesantes… Estudia y conoce sus necesidades, qué les atrae…

Para finalizar, y como resumen de las seis anteriores W que te hemos comentado, incluimos una más: “la W de With Marketing”, para definir con quién, qué quieres conseguir, por qué, a quién, dónde, cuándo y cómo, es una W que nos gusta mucho y es porque formamos parte de tu equipo, somos tu departamento de marketing y comunicación, te acompañamos en todo el desarrollo y trabajamos por los mismos objetivos.

¿Dispuesto a implantar tu Plan de Social Media? Puedes contactar con nosotros y contarnos qué necesitas para poder ofrecerte las soluciones que mejor se adaptan a las necesidades de Comunicación y Marketing que tiene tu empresa. Branding, imagen corporativa, diseño y desarrollo web, blog, SEO – SEM, redes sociales, marketing de contenidos, inbound marketing, vídeos, fotografía, medios, prensa, folletos, diseño gráfico…

Cuéntanos qué necesitas. Sabemos que todas las empresas no son iguales, ni tienen las mismas necesidades.

¿Hablamos?

TE ASESORAMOS

 

¿Por qué no habría contratado a un profesional?

¿Por qué no habría contratado a un profesional?

Todos alguna vez hemos sido “valientes” (¿o inconscientes?) y hemos tomado decisiones de las que luego, tras un periodo de reflexión (y hechos consumados), nos hemos arrepentido. Que levante la mano quien nunca se haya preguntado: ¿por qué no habría contratado a un profesional?

Desgraciadamente, en el mundo del marketing y la comunicación suele ser habitual “recoger” proyectos heredados de sobrinos, conocidos… “cracks” de las redes sociales en los que se pone (por “ahorrarnos” unos eurillos) la imagen de un negocio en sus manos. Corriendo riesgos que ni siquiera podíamos imaginar.

¿Quién no se ha puesto el traje de decorador, de fontanero, de albañil… y tras ver el resultado ha escuchado muchos “si hubiéramos… si hubiésemos… ¡vaya cagada! ¿y si llamamos a un profesional para ver si lo puede solucionar?”

El problema con los “y si…” en el campo de la comunicación y el marketing es que se puede en juego la imagen y la REPUTACIÓN de nuestro negocio. Por eso, delegar en profesionales es una de las mejores decisiones que se pueden tomar, y aunque contratar sus servicios pueda parecer costoso, nunca será tan caro como el no hacerlo (por si te interesa, te dejamos el enlace a una entrada anterior del blog en la que planteábamos la pregunta ¿es caro contar con tu propio departamento de comunicación y marketing?, y esta otra en la que nos poníamos en tu lugar y respondíamos a la pregunta ¿por qué tengo que contratar los servicios de una agencia de comunicación?).

El problema con los “y si…” en el campo de la comunicación y el marketing es que se puede en juego la imagen y la REPUTACIÓN de nuestro negocio.

No te preocupes, hay solución

Como para todo en esta vida, hay una solución. No te preocupes. Eso sí, tendremos que empezar casi desde el principio.

Habitualmente, cuando en With Marketing comenzamos a trabajar con una empresa en el desarrollo de su presencia digital, nos encontramos con situaciones muy variadas. Pero podemos resumirlas en dos tipos:

  • Las empresas que ya tienen página web y un histórico de presencia en Redes Sociales.

  • Las empresas que tienen una página web desarrollada hace unos años, que en su día (con toda la buena voluntad, propia o del amigo, sobrino…) comenzaron a tener presencia en Redes Sociales pero que la abandonaron por diferentes motivos y que ahora quieren “rediseñar” esa presencia porque saben que lo necesitan, van a lanzar un producto o marca nueva…

     

En cualquier caso, siempre es necesario realizar una auditoría o análisis inicial para conocer cuál es la situación y qué se ha venido haciendo para decidir cómo y cuál va a ser la estrategia más adecuada para llevar a cabo. Un análisis que abarcaría aspectos como:

- Las redes sociales en las que está presente la empresa. Por qué se decidió estar presente en esas y no en otras.

- ¿En qué situación se encuentran? Cómo se ha trabajado, quién lo ha hecho, con qué objetivos, con qué resultados…

- Cuál es la visión y el papel que cree la empresa que debe tener en redes sociales.

- De qué material (gráfico, vídeos, textos…) disponemos.

- Cuál es la valoración de la presencia online por parte de otros departamentos de la empresa.

A partir de ahí, trazar un dibujo de cuál es la situación para conocer las debilidades (redes sociales que no se actualizan y por qué; por qué han dejado de funcionar; nivel de interacciones; puntos débiles de la estrategia -si la ha habido-, etc.), fortalezas (en qué nos diferenciamos de la competencia; en qué sobresalimos; recursos con los que contamos; puntos positivos que pueda haber en el histórico anterior), amenazas (falta de adaptación a las nuevas tendencias; presencia de nuestra competencia…), y oportunidades.

Es importante realizar una auditoría o análisis inicial para conocer cuál es la situación y qué se ha venido haciendo para decidir cómo y cuál va a ser la estrategia más adecuada para llevar a cabo.

Redes sociales, blog, web, posicionamiento en Google… ¿qué es mejor?

Una vez realizado ese análisis inicial, el siguiente paso es decidir qué hacer en el mundo digital y dónde centrar los esfuerzos para confeccionar la estrategia más adecuada para nuestra empresa.

¿Por qué nos podemos decidir?:

- Creación de marca (branding).

- Desarrollar o rediseñar la web.

- Iniciar o redefinir la presencia en redes sociales.

- Creación de un blog.

- Publicidad en redes sociales y/o buscadores (SEM).

- Email marketing.

¿Por dónde merece la pena empezar y centrar nuestro esfuerzo e inversión? Todos los puntos enumerados tienen sus ventajas, pero todos son necesarios. Sin marca no se puede desarrollar o rediseñar la web… Sin web, podemos tener presencia en redes sociales, pero la presencia digital global de la empresa quedaría muy coja (la web es el punto de partida y de llegada de nuestra presencia en internet)… Y viceversa con la presencia en redes sociales (definiendo muy bien en cuáles estar según a quién te dirijas (dónde están tus clientes), a qué sector pertenece tu empresa, cuál es su actividad)… Sin un blog no conseguiremos aumentar nuestra reputación… Sin publicidad en redes sociales y/o buscadores no conseguiremos el alcance deseado…

Con todos estos datos encima de la mesa, podremos comenzar a definir cuál es el Plan de Social Media (o Social Media Planing…) más adecuado para tu empresa. A través de la técnica de las 5 W’s, la técnica periodística por antonomasia traspasada al social media. Pero esto lo dejamos para la siguiente entrada del blog.

Hasta entonces, puedes contactar con nosotros y contarnos qué necesitas para poder ofrecerte las soluciones que mejor se adaptan a las necesidades de Comunicación que tiene tu empresa. Branding, imagen corporativa, diseño y desarrollo web, blog, SEO – SEM, redes sociales, marketing de contenidos, inbound marketing, vídeos, fotografía, medios, prensa, folletos, diseño gráfico…

En With Marketing sabemos que no todas las empresas son iguales, ni tienen las mismas necesidades.

Cuéntanos qué necesitas.
¿Hablamos?

Coherencia de marca y reputación digital

Coherencia de marca y reputación digital

La reputación es un concepto que identifica la percepción que tienen los stakeholders o grupos de interés (desde los clientes a los trabajadores,… socios, proveedores…) de nuestra marca o empresa. Al tener una reunión con un cliente, la aparición en la conversión de la palabra reputación suscita un nivel de alerta máximo. Y esto es así porque se trata de un punto clave para cualquier empresa, tenga el tamaño que tenga: grandes empresas, pymes, micropymes o autónomos.

Y si su gestión siempre ha tenido un elevado nivel de importancia, en el entorno digital ha cobrado, si cabe, una mayor trascendencia debido a que la interpretación y las opiniones que hacen los usuarios de nuestras acciones y de los mensajes que enviamos a través de los medios digitales son difíciles de controlar, y, además, son lo más importante de nuestra marca en Internet ya que influyen en el proceso de compra inicial del consumidor/cliente.

Al margen de los puntos que hay que tener en cuenta para lograr una buena gestión de la reputación online, hay un paso que toda empresa debería dar para conocer el nivel de coherencia de su presencia en el entorno digital: realizar una auditoría de marca/empresa. Un paso obligatorio si iniciamos un proceso de reordenación de esa presencia digital, pero que también sería conveniente incluir en nuestro análisis anual de valoración y control del área de Comunicación y Marketing.

Por eso, en esta entrada de blog vamos a ver qué pasos dar para abordar una auditoría de marca que refleje las coherencias e incoherencias de la presencia digital de nuestra empresa.

Coherencia de marca digital

Como hemos dicho, una auditoria de marca digital es un proceso que debería realizarse de forma periódica con el objetivo de evaluar si la estrategia y la planificación establecida para gestionar nuestra imagen corporativa y reputación es la mejor o qué cambios deberíamos realizar para mejorarla.

¿En qué consiste? Básicamente en la recopilación y análisis del funcionamiento y la efectividad que tiene la marca/empresa en sus propios medios sociales. ¿Cuál es el objetivo? Comprobar las virtudes o carencias de nuestra imagen de marca.

En primer lugar, debemos analizar los objetivos generales de la marca, el mensaje a trasladar, qué queremos comunicar, la estructura de los medios que afectan a nuestra reputación digital. Lo podemos hacer respondiendo a preguntas como:

- El mensaje. Tenemos que definir el mensaje, cómo queremos comunicarlo, el tono, la forma,… Que sea coherente con los objetivos de la empresa, con la propuesta de valor, con los objetivos que hayamos definido en cada una de las acciones.

- Coherencia de la línea corporativa. Logos, actividad, información de la empresa, colores utilizados… ¿Tenemos los logos unificados en los diferentes medios? ¿Siguen una misma línea corporativa? ¿Hemos añadido la actividad que realiza la empresa? Y además de comprobar que mantenemos una estética unificada en todos los medios, también debe preocuparnos analizar el tono de diálogo que utilizamos con el usuario en los diferentes canales (web, blog, noticias, redes,…)

- Optimización de medios. Comprobar en todos los medios que nuestros contenidos están en línea con todos los parámetros posibles de optimización (SEO, SMO,..). Por ejemplo, nombres de página y de medios, url personalizada, etc.

- Diseño personalizado para cada medio. ¿Tenemos un diseño personalizado para cada medio? Portadas en las diferentes redes sociales, descripciones, diseño de la web y de sus diferentes apartados, canal profesional en YouTube…

- Uso de las cuentas en redes sociales. Analizar si el tipo de red social que hemos elegido es la más adecuada para nuestra marca/empresa, sector y objetivo. Asegurarnos de estar utilizando de forma correcta y en toda su extensión las funcionalidades que las redes sociales ponen a nuestra disposición (por ejemplo, en vez de utilizar un perfil de empresa usar uno de usuario).

Contenidos e interacción con el usuario

En un segundo paso debemos poner el foco de atención en los contenidos que estamos generando y en la interacción que mantenemos con el usuario.

¿Qué contenido generamos? ¿Qué tipo de contenido es? ¿Son contenidos relevantes para el usuario? Estas tres cuestiones tienen que ver con el valor que estamos dando a los usuarios a través de esos contenidos… o si, por el contrario, lo que hacemos es enviar constantemente mensajes publicitarios que hablan sobre nosotros mismos (en otras palabras, nos miramos al ombligo).

Por otro lado, debemos ver si los contenidos que generamos son los mismos para todos los medios o si para cada medio producimos un tipo contenido. En algunos casos, según sea el sector, empresa,…, el contenido puede que funcione bien en un medio pero no en otro, por eso es tan importante una planificación de contenidos por temas, objetivo, acción, tipo de medio,…

Otros aspectos para tener en cuenta con respecto a los contenidos son si publicamos de forma puntual o con una periodicidad; la coherencia entre el mensaje y la marca/empresa en redes sociales; cómo generamos los contenidos y de qué tipo son; tono y lenguaje que empleamos…

Ligado a los contenidos está la interacción del usuario con la marca/empresa ¿Existe? ¿Hay opiniones, comentarios…? Y la marca/empresa, ¿Conversa con los usuarios? ¿Cómo lo hace? ¿Solventa dudas, responde a solicitudes? ¿Qué tono emplea? ¿Cuánto tiempo tarda en responder? Tiempo de respuesta, cercanía y disponibilidad frente al usuario son puntos clave para mejorar o mantener una buena reputación digital.

Preguntas más frecuentes sobre la auditoria de marca

A modo de resumen, os dejamos las preguntas más frecuentes que debemos realizarnos a la hora de plantearnos una auditoría de marca, desde el diagnóstico genérico pasando por la identidad visual, contenidos, posicionamiento o la interacción con el usuario.

Diagnóstico genérico

  • Objetivo, mensaje: ¿Hay un objetivo claro de comunicación? ¿Tiene definido tu marca/empresa el mensaje a comunicar? ¿Qué se quiere comunicar? ¿Cómo queremos que se perciba nuestra marca? ¿Existe un claim? ¿Hay una coherencia entre el mensaje, marca, valores, propuesta? ¿Hay una planificación general?

 

Diagnóstico de medios

  • Diseño de cada medio: ¿Tenemos portadas en las diferentes redes sociales? ¿Se utiliza adecuadamente la imagen de la empresa, valores,… en las páginas de cada medio? ¿Qué línea de diseño está en nuestra web, blog, redes, etc.?

  • Medios optimizados: ¿Están las URLS optimizadas? ¿Están los medios sociales bien integrados en otros elementos como la web, blog, etc.?

Identidad visual

  • Línea corporativa: ¿Tenemos los logos unificados en los diferentes medios sociales? ¿Utilizamos los colores de forma coherente? ¿Hemos añadido la actividad de la empresa?

  • Contenidos: ¿Qué tipo de contenido generamos? ¿Es el correcto, relevante y útil para nuestro usuario? ¿Le genera valor añadido? ¿Generamos contenidos para cada medio o publicamos el mismo para todos? ¿Mantenemos una periodicidad en la publicación de contenidos? ¿Con qué frecuencia? ¿Qué tono y lenguaje empleamos? ¿Aprovechamos estos contenidos para incorporar nuestras palabras claves (Keywords)? ¿Se ha realizado un análisis de palabras claves para la planificación de contenidos? ¿Se integran los contenidos en una estrategia SEO?

Engagement

  • Interacción con el usuario: ¿Existe? ¿Recibimos comentarios? ¿Motivamos mediante algún CTA a interactuar?

  • Conversación de la marca: ¿Respondemos a las demandas y preguntas de los usuarios? ¿Con qué tono? ¿Cuál es el tiempo de respuesta?

  • Facilidad de comunicación: ¿Tenemos vías de comunicación abiertas con el usuario (formularios de contacto, teléfono, mail…)? ¿Son accesibles y fáciles de encontrar? ¿Tenemos integrados los accesos a los medios sociales?

Realizar una auditoría de marca y hacerla con una periodicidad regular dentro del informe anual de valoración y control del área de Comunicación y Marketing nos permitirá valorar y analizar de forma continua el nivel de coherencia de nuestra presencia en el entorno digital. Y nos ayudará a gestionar de manera objetiva nuestra reputación.

En With Marketing te ayudamos a disponer de una coherente y profesional identidad de marca (conoce qué es el branding y por qué es (lo) importante), a disponer de una página web con un diseño profesional que sea el punto de partida y llegada de tu presencia en Internet, a ser constante en la publicación de contenidos en tu blog (por qué tener un blog en mi página web) o a tener un Plan de Marketing Digital ajustado a tus necesidades.

¿Hablamos?

Qué es el marketing de contenidos.

Qué es el marketing de contenidos

En muchas ocasiones se confunde el marketing de contenidos con el Inbound Marketing. Sin embargo, no debemos confundir ambos términos. ¿Por qué? Porque mientras el Inbound Marketing es un enfoque global que permite relacionar el proceso de ventas con el de compras, el marketing de contenidos es una de las disciplinas que se utilizan para alcanzar ese objetivo y también se puede plantear como otra estrategia paralela y/o complementaria.

Como su nombre indica, el marketing de contenidos se centra en la elaboración estratégica de contenido de diferente tipo, en base a la fase del proceso de compra en la que se halla nuestro consumidor o cliente ideal, con el objetivo de incidir en él y conseguir que avance en las diferentes etapas del proceso.

 

Proceso de compra & Proceso de venta

Básicamente, el proceso de compra de un consumidor o cliente ideal tiene cuatro fases principales:

– Consciencia. Es la fase en la que el consumidor se plantea preguntas con las que pretende resolver un problema o cubrir una necesidad de la que es consciente. En esta primera fase, las búsquedas del consumidor se centran en expresiones que ayuden a identificar el problema y cómo resolverlo.

– Investigación. Una vez consciente de su necesidad, comienza una fase de búsqueda e investigación en la búsqueda de respuestas o soluciones. Analiza y busca opciones muchos más concretas con expresiones del tipo “solución para”, “servicio de”, “proveedor de”, etc.

– Consideración. Realizada esa investigación, realiza una selección de opciones y compara entre ellas, revisa reseñas, opiniones, testimonios…

– Decisión / Acción. Es la fase final, en la que se decide por un producto o servicio y realiza la acción de contratación o compra.

marketing contenidos

Entre cada una de estas fases se intercalan las cuatro etapas de proceso de venta:

– Atraer. Obtener visitas para poder presentar nuestros servicios o productos que pueden cubrir la necesidad del consumidor.

– Convertir. Convencer con nuestras propuestas para convertir esas visitas en contactos (lead) de clientes potenciales.

– Cerrar. Conseguir que esos contactos pasen a ser clientes.

– Deleitar. Continuar aportando valor (fidelizar) a ese cliente para que nos siga comprando.

El marketing de contenidos en el proceso de venta

Tradicionalmente, y de forma generalizada, el marketing de contenidos se ha asociado dentro del proceso de venta únicamente con la fase de Atraer. Sin embargo, también puede y debe ser utilizado en el resto de las fases.

Así, en la fase de consciencia, nuestro objetivo será ayudar al consumidor a identificar ese problema o necesidad, realizando contenidos con temáticas que expliquen por qué debe resolver esa situación a través de artículos generales publicados en nuestro blog sobre determinada temática o situación, eBooks, infografías, vídeos. En las fases de investigación y consideración nos centraríamos en contenidos que den forma a cómo solucionar ese problema o necesidad: contenidos del blog más específicos, webinars o seminarios (con la participación de expertos), etc. Y en la fase de decisión, en la que el consumidor debe tomar una decisión final sobre qué servicio o producto va a elegir, es conveniente realizar contenidos centrados en explicar qué es lo que ofrecemos y por qué la opción que les presentamos es mejor a otras: vídeos de testimonios de clientes, recopilación de opiniones, guías de uso de producto o servicio, demostraciones, etc.

Y estos contenidos y acciones que podemos utilizar, los pondríamos en marcha, de acuerdo con cada una de las fases del proceso de ventas, a través de canales y acciones como:

1.- Atraer

– Web. La web es punto de partida y llegada de nuestra presencia en Internet, el punto de partida de la comunicación con nuestros clientes y el de llegada de todos los que buscan información sobre sus productos y su actividad. Es nuestro escaparate hacia el exterior.

– Blog. En muchas ocasiones nos encontramos con clientes que nos preguntan ¿Por qué tener un blog en mi página web? Recuerda que el blog es una pieza fundamental para conectar con clientes y prescriptores.

– SEO. Muchas veces nos preguntan y esto del SEO qué es, para qué sirve, … y la respuesta es para “atraer clientes”, también es posible o seguro que en algunas de las otras etapas se repita este tipo de “acción” – estrategia – pero es muy importante y siempre bajo una definido plan de marketing marcar los puntos fundamentales para una estrategia SEO según sea el proyecto y los objetivos.

– Publicaciones y publicidad en Redes Sociales. Las redes sociales son el canal más apropiado para difundir nuestra propuesta de valor, nuestro concepto de marca y nuestro mensaje. Es decir, son el medio idóneo para dar visibilidad a los contenidos sobre nuestros servicios y productos.

2.- Convertir / Convencer

– Landing Page. Te puede interesar esta entrada del blog titulada ¿Por qué crear una landing page? en la que te explicamos qué es una landing page, cuáles son los elementos principales que debe tener y, lo más importante, qué objetivos perseguimos con una landing page y sus ventajas.

– CTAs. Las llamadas a la acción (Calls To Action) son contenidos breves (en algunos casos simples botones en los que clicar) que ayudan a captar a ese cliente potencial todavía indeciso pero que se ha sentido atraído por nuestra propuesta.

– Webinars y Testimonios. La organización, por ejemplo, de seminarios (webinars) de formación se han convertido en una de las acciones fundamentales a través de las que convertir y convencer. Así mismo, los vídeos de testimonios de clientes son una pieza clave que aportan confianza.

– SEO. Si, se repite, claro, en esta fase como en algunas otras el SEO vuelve a jugar su papel en una estrategia de marketing digital. Nos sirve para reforzar y volver aparecer en las búsquedas (SERP) de aquellos posibles clientes que continúan buceando en la Red.

– SEM o Social Ads. La publicidad online nos ofrece muchas mas posibilidades de conversión que la publicidad offline, gracias a la segmentación del público al que nos queremos dirigir en la fase del proceso de venta en el que nos encontremos.

3.- Cerrar

– Email Marketing.

– Retargeting.

– SEO – SEM

– Promociones. Publicidad en RRSS. Programática.

4.- Deleitar / Fidelizar

– Email Marketing a la base de datos de clientes.

– Contenidos exclusivos.

– Descuentos especiales.

– Servicio de atención al cliente. La experiencia de compra del cliente nos ayudará a comprenderle mejor y implantar acciones de mejora.

Como habrás visto, no existe el tipo de contenido perfecto para cada fase. La clave es alinear esos contenidos con el momento o fase del proceso de compra en el que se halla el consumidor con el objetivo en cada una de ellas de:

1.- Consciencia – Atraer / Conseguir tráfico

2.- Consideración / Investigación – Conseguir posibles clientes

3.- Decisión – Pasar de posibles clientes a clientes / Ventas

4.- Retención – Fidelizar / Conseguir prescriptores

Y para hacerlo, lo más conveniente es realizar dentro del Plan de Comunicación de la empresa un plan de contenidos en base a un diagnóstico previo para saber:

– Con qué contenidos podemos contar (qué y cómo lo hacemos habitualmente).

– Cuál es nuestra capacidad de producción de esos contenidos.

– Cómo actúa la competencia, qué debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades tenemos (análisis DAFO).

– Quién es nuestro cliente habitual, qué le preocupa y necesita, y cómo nos dirigimos a él (definir nuestro buyer persona).

 

Y después establecer, definir y analizar:

– Cuáles son nuestros objetivos.

– Planificar y producir los contenidos con unas temáticas alineadas con los intereses y necesidades de nuestros consumidores / clientes.

– Qué canales vamos a utilizar para su difusión (en qué redes sociales, por ejemplo)

– Un calendario editorial para la publicación de esos contenidos y su promoción.

– Analizar resultados y objetivos, evaluar y, si es el caso, modificar o readaptar nuestros contenidos.

With Marketing queremos ser tu departamento de Comunicación y Marketing para acompañarte en el camino para alcanzar tus objetivos. Somos una agencia de Comunicación y Marketing en Navarra multidisciplinar para ayudarte a diseñar y desarrollar la web de tu empresa, su imagen corporativa, gestionar las redes sociales, elaborar contenidos… y todas aquellas acciones que necesita tu empresa en el área de Comunicación y Marketing, estableciendo objetivos, diseñando una estrategia y midiendo los resultados.

Con nosotros puedes llegar a tener tu propio Departamento de Comunicación y Marketing, con un equipo de profesionales a tu disposición que te apoyará en la consecución de tus objetivos empresariales desarrollando de forma adecuada y ordenada las acciones necesarias: Trabajamos desde la cultura y filosofía de tu empresa.

¡Hablemos!

 

5 etapas para establecer un Plan de Comunicación.

5 etapas para establecer un Plan de Comunicación

Acaba el verano y ya estamos a punto de volver al “lío”. ¿Has tenido tiempo para reflexionar sobre la importancia que tiene para tu empresa la Comunicación y el Marketing? Si todavía no lo has hecho, o si has reflexionado y no tienes claro por dónde empezar lo que sería el planteamiento base para diseñar el futuro Plan de Comunicación de tu empresa, te proponemos recorrer este camino en 5 etapas. Un camino con el que llegarás a conocer cuáles son tus necesidades y qué precisarías tener para ponerte en marcha.

Empezamos por fijar los objetivos

Partimos desde el principio. Un Plan de Comunicación es el documento con el que estableceremos la estrategia comunicativa de nuestra empresa: qué acciones llevaremos a cabo, a quién las dirigiremos y cómo y cuándo lo haremos para alcanzar los objetivos que nos hemos marcado conseguir.

Un planteamiento que parece sencillo, pero que nos llevará tiempo. Tiempo que también nos servirá para conocer mejor la situación de nuestra empresa frente a la competencia, analizar con mayor profundidad a nuestro cliente, definir el mensaje que queremos trasladar, plantearnos cómo lidiar en situaciones de crisis… Con todos estos elementos podremos, posteriormente, diseñar una estrategia y evaluar qué presupuesto deberemos dedicar.

Como veis, el inicio de todo Plan (ya sea de Comunicación, de Marketing… o cualquier otro) es establecer cuáles son los objetivos que queremos conseguir, para después desarrollar el cómo lo vamos a hacer. Sin olvidar que objetivos y Plan deben estar alineados y formar parte de nuestra estrategia empresarial.

En Comunicación podemos plantearnos varios objetivos:

– Reforzar el branding o imagen de marca.

– Aumentar la visibilidad, notoriedad y reputación.

Fidelizar a nuestros clientes.

Primera etapa. Dos primeros pasos ya conocidos…

Nos ponemos en marcha intentando conocer un poco más cuál es la realidad de nuestra empresa. Para ello (y a pesar de que parezca un punto recurrente) lo mejor es sentarnos, ser sinceros y tratar de establecer cuáles son las nuestras debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades. Sí, un análisis DAFO (que tanto hemos escuchado pero que es fundamental), tanto de nuestra situación interna (debilidades y fortalezas) como externa (amenazas y oportunidades).

Conocer en qué fallamos, en qué somos mejores que la competencia, qué variables externas pueden afectar o beneficiar a la evolución de nuestra empresa es fundamental para definir una base en la cual se va a desarrollar la estrategia de nuestro Plan de Comunicación.

Algo más arriba hemos comentado la necesidad de establecer los objetivos que queremos conseguir y que deben estar alineados con la estrategia global de nuestra empresa. Pues bien, imaginamos que también conoceréis el acrónimo SMART (por sus siglas en inglés), que podemos traducir como los objetivos que nos planteemos deben ser Específicos (concretos), Medibles, Alcanzables (establecer objetivos inalcanzables solo nos reportará frustración), Relevante y limitados en el Tiempo (tenemos que fijar un periodo temporal para alcanzarlos, tras el cual realizar un análisis y valoración de lo logrado).

Segunda etapa. A quién nos dirigimos y cómo

La segunda etapa de nuestro camino para desarrollar el Plan de Comunicación de nuestra empresa tendrá como objetivo analizar quién es nuestro cliente y nuestro público objetivo. Conociéndolo en profundidad tendremos claro cómo y de qué manera dirigirnos a él.

“Conozco perfectamente quién es mi cliente”. Esta es una sentencia que escuchamos habitualmente y que, en gran medida, es cierta. O, mejor dicho, se acerca a la realidad. Es posible que conozcamos a quien nos compra, pero ¿conocemos cuáles son las características comunes de nuestro público objetivo, sea o no cliente? ¿Sabemos cuáles son sus aficiones? ¿Cuáles son sus conductas, objetivos, necesidades y responsabilidades en el ámbito laboral? Y si es ya cliente ¿qué es lo que le gusta y lo que no de nuestra empresa, producto o servicio? ¿Cómo se relaciona con nosotros? ¿Cuáles son sus motivaciones para mantener una relación de “fidelidad” con nuestra empresa?

Analizar y responder a estas cuestiones nos ayudará a establecer nuestro “buyer persona” o perfil de cliente ideal, y a definir cómo debe ser nuestra estrategia de comunicación para satisfacer sus necesidades.

Dibujar el perfil de nuestro cliente ideal nos ayudará, además, a determinar y adaptar el mensaje que le queremos trasladar.

Tercera etapa. Comunicación interna y externa

No hay un buen Plan de Comunicación que no se plantee en dos direcciones: Comunicación Interna y Comunicación Externa. Una empresa que dentro de su Plan no se plantee llevar a cabo acciones internas de comunicación estará perdiendo una gran oportunidad de potenciar la comunicación externa. Dentro del mundo de la Comunicación se dice que una mala o inexistente comunicación interna conlleva una comunicación externa deficiente.

Está claro que existen áreas de la empresa que tienen un papel más activo y protagonista en materia de Comunicación (caso del departamento comercial o de recursos humanos), pero para que ésta sea eficaz, única y uniforme (tanto interna como externamente) debe estar coordinada al más alto nivel. La Comunicación es responsabilidad de toda la empresa, y para ello hay que tener un plan de Comunicación Interna para que todas las personas que forman parte estén alineadas con los objetivos de la empresa. Tengamos en cuenta que los empleados de una compañía son sus mejores portavoces y la fuente de información más creíble para sus conocidos y allegados.

En el plano de la Comunicación Externa, por su parte, tiene como objetivo establecer cómo llegar a nuestro público objetivo. Para ello, debemos definir las acciones que llevaremos a cabo, a quién las dirigiremos y por qué canales lo haremos. Por ejemplo, en el plano online tendríamos que definir las acciones que haremos a través de nuestra web, nuestro blog, las redes sociales en las que estamos presentes, etc. Y en el plano offline, las que nos planteamos a través de los medios tradicionales (prensa, radio, televisión): notas de prensa, entrevistas, reportajes, publicidad… Así como la organización de posibles eventos, acciones directas con nuestros clientes, folletos, cartelería…

Cuarta etapa. Estar preparados

El concepto de “modernidad líquida” acuñado por Zygmunt Bauman para definir el estado fluido y volátil de la sociedad actual, lo tenemos hoy más presente que nunca. Una “fluidez” que puede afectar en cualquier momento y en cualquier entorno (entorno online y offline) al sector en el que operamos y/o a nuestra empresa en particular.

Por ello, dentro del Plan de Comunicación que desarrollemos debemos tener un espacio para elaborar un Plan de Crisis que establezca cómo y cuándo actuar si llega ese momento. En este sentido, si hemos tomado en serio la Comunicación Interna, tendremos un punto de apoyo muy importante, ya que en situaciones de crisis el potencial de difusión positiva de imagen de los propios empleados es todavía más elevado.

En cualquier caso, ante una situación de crisis nuestro plan deberá definir un protocolo de actuación, quién estará al frente y cómo y cuál será nuestra actuación comunicativa en esos momentos, con su posterior seguimiento y evaluación. El objetivo debe ser tener capacidad de reacción y transmitir transparencia (no olvidemos que lo que en un inicio es un problema se puede convertir en una oportunidad), reconociendo errores en el caso de que los haya habido y explicando las medidas que vamos a tomar para solucionarlos y para evitar que se vuelvan a producir.

Quinta etapa. Plan de acción y presupuesto

Y para la quinta etapa, dejamos lo más interesante para quienes nos dedicamos a la Comunicación: establecer el plan de acción y establecer el presupuesto que necesitamos.

En este momento tenemos que concretar las acciones que vamos a realizar para conseguir los objetivos planteados en el Plan de Comunicación: acciones de marketing y publicidad, acciones de comunicación a través de nuestros medios digitales (web, blog, redes sociales…), acciones en medios de comunicación (tanto en el entorno online como offline), eventos, acciones directas con clientes, etc.

Una vez definidas estas acciones habrá que establecer qué necesitamos para desarrollarlas, quiénes son los responsables de llevarlas a cabo y el calendario para su ejecución. Todo ello nos facilitará poder realizar una evaluación económica para determinar el presupuesto necesario para ello.

Final… y principio del trayecto

Un Plan de Comunicación es un “ente vivo”. ¿Qué quiere decir esto? Que una vez que hayamos llegado a la quinta etapa habrá llegado el momento de medir, analizar, evaluar… y modificar o readaptar nuestro Plan de Comunicación a nuevos objetivos o necesidades. No olvidemos que en Comunicación los mensajes importantes hay que comunicarlos varias veces, de formas diferentes y a través de distintos canales, para que nuestra marca, imagen producto o servicio lleguen con más fuerza a nuestro público objetivo.

Déjanos acompañarte en este camino

With Marketing queremos ser tu departamento de Comunicación y Marketing para acompañarte en el camino para alcanzar tus objetivos. Somos una agencia de Comunicación y Marketing en Navarra multidisciplinar para ayudarte a diseñar y desarrollar la web de tu empresa, su imagen corporativa, gestionar las redes sociales, elaborar contenidos… y todas aquellas acciones que necesita tu empresa en el área de Comunicación y Marketing, estableciendo objetivos, diseñando una estrategia y midiendo los resultados.

Con nosotros puedes llegar a tener tu propio Departamento de Comunicación y Marketing, con un equipo de profesionales a tu disposición que te apoyará en la consecución de tus objetivos empresariales desarrollando de forma adecuada y ordenada las acciones necesarias: Trabajamos desde la cultura y filosofía de tu empresa.

¿Hablamos?

El verano es buen momento para reflexionar, también para el marketing.

El verano es buen momento para reflexionar

Cualquier momento es adecuado para iniciar un periodo de reflexión para pararnos a pensar dónde estamos, hacia dónde queremos dirigirnos y cuál sería el camino para conseguir nuestros objetivos. En el área de la Comunicación y el Marketing digital ese periodo reflexivo debe ser continuo, pero, como todos sabemos (y padecemos), el día a día no nos deja demasiadas opciones para detenernos, pensar y reenfocar o potenciar nuestras estrategias.

Desde aquí, os proponemos unos puntos básicos para enfocar este periodo “menos cargado de obligaciones” en el que nos adentramos con el objetivo de que podáis trazar alguna de las líneas que os ayuden a definir el camino y los objetivos en el área de Comunicación y Marketing digital para encarar en los próximos meses y asentar a lo largo de 2022. Y lo vamos a hacer con un pequeño resumen de lo que hemos ido publicado en este blog.

Empecemos por el principio

Qué mejor manera que comenzar un “periodo de reflexión” que apuntando en nuestra libreta de intenciones las preguntas a las que queremos dar respuesta para, finalmente, tomar decisiones. Por ello, empecemos por el principio planteando algunas de ellas:

– ¿Qué necesidades de Comunicación y Marketing digital tengo en mi empresa?

– ¿Qué ocurre con mi página web? ¿Necesita una actualización?

– ¿En qué redes sociales estoy presente y por qué? ¿En cuáles debería estar?

– ¿Tengo tiempo para actualizar de forma adecuada la página web de mi empresa?

– Tengo clara la importancia de comunicar, ¿contrato personal o subcontrato este servicio?

Quizá todas estas preguntas nos hagan ver con dificultad por dónde empezar y nos lleven a desistir de nuestra intención inicial. Danos un poco de tiempo para intentar ayudarte a establecer prioridades.

Volvamos al principio, ¿qué es mejor y dónde merece la pena enfocar nuestro esfuerzo? De entre todas las acciones que se pueden llevar a cabo dentro del campo de la Comunicación y el Marketing digital (branding, publicidad, reputación corporativa, SEO, SEM, marketing de contenidos, presencia en redes sociales…), en With Marketing lo tenemos claro: céntrate en el branding (creación de marca), reputación corporativa, creación de contenidos y posicionamiento.

Branding y reputación corporativa

El branding y la reputación corporativa son esenciales de cara a que los clientes (actuales y potenciales) conozcan qué ofrecemos y cuáles son las soluciones que les proponemos para cubrir sus necesidades. Hoy, la búsqueda en Internet es el primer paso antes del contacto. Y tener una buena presencia web que potencie nuestros puntos fuertes es clave para conseguir el principio del todo. Tened claro que la confianza se comienza a construir en la red.

Este principio nos llevaría a plantearnos cuál es la situación actual de la página web. Nuestro sitio (web) es el escaparate a través del cual nos presentamos ante nuestros clientes. Pensemos en ello antes de dedicar tiempo y dinero a otras acciones de marketing, planteándonos la web como el punto de partida y llegada de nuestra presencia en Internet y contestando a preguntas como ¿qué ocurriría si un cliente entre en mi web y se encuentra que está desactualizada? La imagen que transmite es cuanto menos de dejadez, actitud que no queremos por parte de un proveedor, ¿verdad? Y ya no hablamos si nuestra web no tiene certificado de seguridad… (…y otros tantos aspectos técnicos y de diseño) a la dejadez añadimos la desconfianza…

Contenidos, difusión y visibilidad

Teniendo claro este primer punto, pasemos al segundo. Cuando hablamos de contenidos para nuestra web, lo primero que se nos viene a la cabeza es contar con un blog. Pero ¿dispongo de tiempo para actualizarlo de forma continua? Lo cierto es que el blog se ha convertido en una pieza fundamental para poder estar en contacto con clientes y prescriptores a través de la cual fortalecer el conocimiento y la reputación de nuestra empresa o marca. Por eso debe formar parte, si queremos que sea la correcta, de una estrategia de comunicación y marketing. A la pregunta de por qué tener un blog en mi página web las respuestas son muchas y todas importantes, pero se podrían resumir, de forma básica, en una frase: generar más tráfico hacia nuestra web que nos ayude a conocer mejor a nuestros clientes, saber qué es lo que les interesa y posicionarnos como una empresa cercana que es consciente de sus necesidades. ¿Alguien da más?

Sigamos. ¿En qué redes sociales está mi empresa presente y por qué? ¿Son las adecuadas? Volvamos a empezar por el principio. Una vez invertido tiempo y dinero en tener un sitio web que se ajuste a nuestra imagen de marca y a lo que queremos transmitir de nuestra empresa y servicios y de haber generado contenidos para nuestro blog, llega el momento de dar visibilidad tanto a la web como a los contenidos: es el momento de comunicar. Y las redes sociales son el espacio en donde actualmente está nuestro público de interés, desde clientes a proveedores. Por tanto, las redes sociales son el vehículo más adecuado para comunicarles nuestras novedades, nuestras propuestas, nuestras fortalezas y los beneficios mutuos que se pueden generar de una relación bilateral.

Ahora bien, ¿debemos hacer un análisis y seleccionar aquellas en las que tener presencia dependiendo de cuáles son mis interlocutores y mi negocio? La respuesta es sí, y para ayudarte a diferenciar unas redes sociales de otras y decidir las más adecuadas para tu empresa puedes consultar esta entrada de blog que en la que planteábamos cómo dar visibilidad a los contenidos de una página web y esta otra en la que hablábamos sobre la ayuda que las redes sociales nos ofrecen para aumentar las ventas.

Servicio de Comunicación y Marketing digital

Si has llegado hasta aquí, te puedo asegurar que ya tienes una cosa clara: Comunicar es importante para mi empresa. En esta situación, puedes optar por contratar personal para que lleve a cabo esta función o subcontratar este servicio.

La experiencia que acumulamos en With Marketing nos permite conocer cuáles son las necesidades de las empresas en el entorno de la Comunicación y el Marketing digital. Así como ser conscientes del esfuerzo que supone mantener actualizada una página web y mantener activas las redes sociales. Un trabajo que, por otra parte, necesita de una especialización y de un conocimiento profesional del entorno.

Cuestiones como por qué crear una landing page, cómo atraer tráfico hacia una web o cuáles son los 7 puntos fundamentales dentro de la elaboración de un plan de marketing digital son parte de nuestra labor diaria. Por ello, creemos que estamos en la posición adecuada para decírtelo: “Te puedes permitir tener un departamento de Comunicación y Marketing (y, de hecho, debes tenerlo)… pero lo que no puedes hacer es permitirte el lujo de no tenerlo.

With Marketing queremos ser tu departamento de Comunicación y Marketing para acompañarte en el camino para alcanzar tus objetivos. Somos una agencia de Comunicación y Marketing en Navarra multidisciplinar para ayudarte a diseñar y desarrollar la web de tu empresa, su imagen corporativa, gestionar las redes sociales, elaborar contenidos… y todas aquellas acciones que necesita tu empresa en el área de Comunicación y Marketing, estableciendo objetivos, diseñando una estrategia y midiendo los resultados.

Con nosotros puedes llegar a tener tu propio Departamento de Comunicación y Marketing, con un equipo de profesionales a tu disposición que te apoyará en la consecución de tus objetivos empresariales desarrollando de forma adecuada y ordenada las acciones necesarias: Trabajamos desde la cultura y filosofía de tu empresa.

¿Reflexionamos y hablamos?

¿Las redes sociales ayudarán a que aumente mis ventas?

¿Las redes sociales ayudarán a que aumente mis ventas?

La pregunta del millón. Y la respuesta es sí, pero no… y, no, pero sí. Depende, si queremos utilizar un tópico típico que solemos atribuir a los gallegos (y eso que nosotros somos una empresa de comunicación y marketing de Navarra). Las redes sociales te van ayudar a aumentar tus ventas, tienes que definir una planificación de acciones adecuadas en base a tu marca y objetivos. En esta entrada del blog vamos a intentar explicar por qué es importante para una empresa tener una estrategia en redes sociales y por qué te va ayudar a incrementar tus ventas.

Notoriedad y crecimiento

Desde el mundo de los medios de comunicación siempre se ha trasladado el mensaje de que la presencia en dichos medios era una inmejorable oportunidad para generar recuerdo, notoriedad y crecimiento para las empresas y las marcas. “O estás en los medios, o no existes”, se decía. Hoy, cuando los medios tradicionales se han “trasladado” a otras plataformas de comunicación como son Internet y las redes sociales, ese mensaje sigue siendo válido. Pero no por los propios medios, sino por tener presencia o no en el mundo digital.

Los que nos hemos movido en el ámbito del marketing y la comunicación en el mundo offline, sabemos que la mera presencia de una marca o una empresa en una revista o en un periódico no daba como resultado directo un incremento de sus ventas. Lo que sí que generaba era un incremento de su visibilidad, lo que favorecía a recomendaciones, valoraciones y recuerdo en la mente de los potenciales clientes.

Hoy, ese espacio generador de recomendaciones, valoraciones y posibilidad de venta es Internet y las redes sociales. Por eso, la página web se ha convertido en el mejor “escaparate” para cualquier negocio (el lugar de atracción, el centro de cualquier estrategia de marketing digital) y las redes sociales (aquellas en las que tu empresa, por objetivos, mercado, sector y clientes potenciales tiene que estar) en el canal más apropiado para difundir nuestra propuesta de valor, nuestro concepto de marca, nuestro mensaje y también la comunicación sobre nuestros servicios y productos.

Estos son algunos datos que os pueden ayudar a comprender mejor por qué las redes sociales son un punto de apoyo fundamental para tener más oportunidades de venta:

– El porcentaje de personas que a la hora de comprar indica que tiene en cuenta las opiniones que sus amigos publican en redes sociales es de un 81%.

– El porcentaje de los que han comprado un producto o contratado un servicio porque había leído algo en los perfiles sociales es de un 74%.

– Un 71% se había decidido a realizar el acto de compra gracias a recomendaciones online.

Es decir, el ahora denostado por algunos “boca-oreja” sigue siendo la mejor promoción para los servicios o productos de una empresa. Pero ahora a través de las recomendaciones y comentarios que leemos en las redes sociales, y que después pasamos a comprobar en las páginas web.

Aumenta la visibilidad

Por tanto, podemos concluir diciendo que sí, que las redes sociales son útiles para vender… porque aumentan la visibilidad de nuestro negocio, incrementan el reconocimiento de marca y de empresa, generan (si comunicamos bien) confianza, diferenciando entre parecer y ser confiables (que se traduciría en generar valor de una empresa). Y el resultado, son las ventas, el incremento de las ventas para una empresa.

Credibilidad y confianza. Tanto en entornos B2B como en entornos B2C, uno de los factores más relevantes (por no decir el que más) a la hora de tomar una decisión de compra es la confianza en el proveedor. Y esa confianza se genera con una comunicación profesional, información clara, transparencia y credibilidad en base a un buen producto o servicio. Porque, tal como dice Enrique Sueiro (compañero de promoción en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad de Navarra), “gran falacia la de comunicar bien algo malo. No funciona a largo plazo”.

Por eso, cada día son más las empresas que llegan al convencimiento de que para aumentar la visibilidad de sus negocios es necesario recurrir a lo que denominamos Social Media (y las redes sociales como plataformas para distribuir los contenidos) para completar su estrategia dentro del Plan de Marketing Digital. Sus objetivos:

  • Aumentar el reconocimiento de marca

  • Incrementar su visibilidad y el tráfico hacia su página web

  • Mejorar la reputación online de su negocio

  • Conocer mejor a sus clientes (y a su competencia)

  • Promocionar sus servicios o productos

  • … y también, generar clientes, conversiones (del tipo que sean) y ventas.

Redes Sociales, medir y ajustar

redes sociales aumente ventas

Mediciones de acciones realizadas en Redes Sociales

Además como siempre decimos, tanto una estrategia en redes sociales como en acciones digitales se puede medir cada acción para analizar cada detalle, cada indicador (KPIs), cada decisión y así ajustar la planificación para no desviarse y conseguir los objetivos propuestos, ya sea para convertir (que también es una venta), vender, visibilidad, notoriedad, creación y construcción de marca, trasladar un mensaje, entre otros puntos fuertes de contar y realizar una estrategia digital.

Call Now Button