¿Cómo dar visibilidad a los contenidos de una página web?

¿Cómo dar visibilidad a los contenidos de una página web?

En una entrada anterior del blog hablábamos sobre la web como punto de partida y llegada de nuestra presencia en Internet. En el comentábamos la importancia de situar a nuestra página web como punto central de toda nuestra estrategia online, porque es en nuestra página donde comunicamos qué es lo que hacemos, quiénes somos, a qué nos dedicamos… Y también donde mostramos al “mundo” cómo somos, cómo queremos presentarnos, nuestro mensaje, el concepto de nuestra marca,…

Una vez invertido tiempo y dinero en tener un sitio web que se ajuste a nuestra imagen de marca y a lo que queremos transmitir de nuestra empresa y servicios llega el momento de generar contenidos y darles visibilidad, tanto a esos contenidos y a nuestra propia web: es el momento de comunicar.

Como ya os avanzábamos, las redes sociales son el vehículo perfecto para trasladar a nuestros potenciales clientes y a nuestros stakeholders, es decir, al público de interés para nuestra empresa -desde los proveedores hasta los clientes y proveedores- nuestras novedades, nuestras propuestas, nuestras fortalezas y los beneficios y el valor que la relación bilateral que mantenemos les puede generar.

Ahora bien: ¿En qué redes sociales tenemos que estar? ¿Tengo que estar en todas? ¿Me beneficia? ¿O tengo que hacer un análisis y seleccionar aquellas en las que debería tener presencia dependiendo de cuáles son mis interlocutores y mi negocio? En estos días de confinamiento y de limitaciones, en los que hemos sentido la necesidad de estar comunicados y en los que estamos comprobado hasta dónde alcanza la obligación de comunicar que nuestro negocio sigue “vivo”… nos hemos dado cuenta también de la importancia de tener presencia en redes sociales y de contar con una página web que sea el centro de nuestra estrategia de comunicación y marketing en Internet.

Redes verticales, redes horizontales. B2B, B2C

En alguna ocasión seguro que hemos leído o escuchado algo sobre redes verticales y redes horizontales. Ahora veremos brevemente cuál es la diferencia entre unas y otras. Pero antes debemos tener siempre presente que, en sí mismas, todas las redes sociales son canales de comunicación que nos permiten difundir y compartir servicios, noticias y novedades de nuestra empresa directamente con nuestros clientes, proveedores y miembros de nuestros grupos de interés.

Se denominan horizontales a todas aquellas redes sociales que podemos calificar como “generalistas”, con perfiles de gran variedad, como por ejemplo Facebook, Instagram, Twitter o Youtube. Una de sus principales ventajas es la gran diversidad de usuarios, por lo que a través de ellas podemos llegar a un público muy amplio y variado (que podremos segmentar utilizando las herramientas de marketing que ofrece cada una de ellas).

Por su parte, las redes sociales verticales o especializadas son todas aquellas que giran en torno a una temática, haciendo de nexo común entre los usuarios que tienen un mismo interés, facilitando de esta forma una interacción más estrecha y cercana y permitiendo conectar con profesionales de un mismo sector. Las más conocidas son Linkedin o beBee (plataforma colaborativa para profesionales). Aunque también existen otras que parten de una subdivisión de los perfiles profesionales dependiendo del sector de actividad o de la temática de interés. Serían las denominadas redes sociales profesionales especializadas: Domestika (comunidad para creativos), Universia (sector universitario), Edmodo (sector educativo) o Ippok (profesionales del ámbito sanitario).

¿En qué red social estar?

Hace relativamente poco tiempo la pregunta hubiera sido: ¿Debe estar mi empresa en redes sociales? Pero hoy, la pregunta es: ¿En qué red social debe estar mi empresa? La gran mayoría de las empresas debe tener presencia, al menos, en una red social, ya sea una empresa B2B o B2C.

Y la elección debe partir de un análisis previo que estudie, entre otras variables, aspectos como cuál es mi objetivo, dónde se encuentra mi público (prescriptores, distribuidores, competidores…) y dónde mis clientes (quienes compran mis productos o servicios) y cuál de ellas se adecúa en mayor medida a la actividad que desarrolla mi empresa.

Lo más importante, por tanto, antes de decantarnos por tener presencia en una u otra red social es definir el objetivo que perseguimos con la presencia de nuestra empresa en redes sociales: visibilidad y construcción de marca (branding), interactuar con nuestro cliente final, dar a conocer nuestros producto o servicio…

Teniendo presencia en Facebook, por ejemplo, conseguiremos adentrarnos en la red social con mayor número de usuarios. Si bien es imprescindible para empresas B2C, la segmentación que nos ofrece al momento de realizar una campaña es muy interesante para empresas B2B. Lo mismo ocurre con Instagram (propiedad de Facebook), la que mayor crecimiento ha experimentado en los últimos años y muy interesante para algunas empresas para desarrollar branding.

Por su parte, Linkedin es, sin duda, la red B2B en la que mantener contacto con clientes, proveedores, distribuidores… y crear oportunidades, establecer contactos, networking,.. También es la plataforma más adecuada para que los directivos de la empresa, a través de sus perfiles personales, opinen y compartan contenidos profesionales y de los ámbitos de interés para la actividad de la empresa. En el entorno B2B también sería interesante optar por tener presencia en YouTube (con un canal propio), y más cuando el vídeo ha pasado a ser el “formato rey” en Internet, con contenidos cada vez más demandados como, por ejemplo, testimonios sobre productos y servicios de clientes y colaboradores, o webinars de formación. Que, además, podemos compartir en otras redes sociales en las que tengamos presencia o embeberlos en la web con alguna noticia o post relacionado.

Antes de estar en redes sociales…

Volvemos de nuevo a incidir en ello, pero es importante que tengamos en cuenta que antes de tomar la decisión de tener presencia en redes sociales (y en cuál de ellas) deberíamos haber realizado un análisis previo que nos ayude a definir cuál es nuestro objetivo, cuál va a ser la estrategia que seguiremos para conseguirlo y de qué forma la llevaremos a cabo.

Ya que una vez que hayamos tomado la decisión de estar presentes en una red social, nunca deberemos dejar de alimentarla con contenidos que aporten valor tanto a nuestros clientes como a nuestro público y sector.

Gestionar nuestra presencia en Internet y ofrecer una imagen adecuada de nuestra empresa requiere análisis, estudio y selección para crear contenidos y saber optimizarlos para lograr el posicionamiento que buscamos según sea la estrategia que hayamos definido.

Si no tienes tiempo o no sabes cómo gestionar tus redes sociales o trabajar los textos de tu web, blog o eCommerce ni cómo optimizarlos para cumplir con los recursos y las técnicas SEO, en With Marketing ponemos a tu disposición nuestra experiencia como agencia de marketing digital, desarrollo web y diseño para conseguir lo que todo negocio busca: vender más, comunicar mejor. Centraliza en una sola empresa todas tus necesidades en Comunicación y Marketing. ¿Hablamos?

Share