The Blog

5 etapas para establecer un Plan de Comunicación

5 etapas para establecer un Plan de Comunicación

Acaba el verano y ya estamos a punto de volver al “lío”. ¿Has tenido tiempo para reflexionar sobre la importancia que tiene para tu empresa la Comunicación y el Marketing? Si todavía no lo has hecho, o si has reflexionado y no tienes claro por dónde empezar lo que sería el planteamiento base para diseñar el futuro Plan de Comunicación de tu empresa, te proponemos recorrer este camino en 5 etapas. Un camino con el que llegarás a conocer cuáles son tus necesidades y qué precisarías tener para ponerte en marcha.

Empezamos por fijar los objetivos

Partimos desde el principio. Un Plan de Comunicación es el documento con el que estableceremos la estrategia comunicativa de nuestra empresa: qué acciones llevaremos a cabo, a quién las dirigiremos y cómo y cuándo lo haremos para alcanzar los objetivos que nos hemos marcado conseguir.

Un planteamiento que parece sencillo, pero que nos llevará tiempo. Tiempo que también nos servirá para conocer mejor la situación de nuestra empresa frente a la competencia, analizar con mayor profundidad a nuestro cliente, definir el mensaje que queremos trasladar, plantearnos cómo lidiar en situaciones de crisis… Con todos estos elementos podremos, posteriormente, diseñar una estrategia y evaluar qué presupuesto deberemos dedicar.

Como veis, el inicio de todo Plan (ya sea de Comunicación, de Marketing… o cualquier otro) es establecer cuáles son los objetivos que queremos conseguir, para después desarrollar el cómo lo vamos a hacer. Sin olvidar que objetivos y Plan deben estar alineados y formar parte de nuestra estrategia empresarial.

En Comunicación podemos plantearnos varios objetivos:

– Reforzar el branding o imagen de marca.

– Aumentar la visibilidad, notoriedad y reputación.

Fidelizar a nuestros clientes.

Primera etapa. Dos primeros pasos ya conocidos…

Nos ponemos en marcha intentando conocer un poco más cuál es la realidad de nuestra empresa. Para ello (y a pesar de que parezca un punto recurrente) lo mejor es sentarnos, ser sinceros y tratar de establecer cuáles son las nuestras debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades. Sí, un análisis DAFO (que tanto hemos escuchado pero que es fundamental), tanto de nuestra situación interna (debilidades y fortalezas) como externa (amenazas y oportunidades).

Conocer en qué fallamos, en qué somos mejores que la competencia, qué variables externas pueden afectar o beneficiar a la evolución de nuestra empresa es fundamental para definir una base en la cual se va a desarrollar la estrategia de nuestro Plan de Comunicación.

Algo más arriba hemos comentado la necesidad de establecer los objetivos que queremos conseguir y que deben estar alineados con la estrategia global de nuestra empresa. Pues bien, imaginamos que también conoceréis el acrónimo SMART (por sus siglas en inglés), que podemos traducir como los objetivos que nos planteemos deben ser Específicos (concretos), Medibles, Alcanzables (establecer objetivos inalcanzables solo nos reportará frustración), Relevante y limitados en el Tiempo (tenemos que fijar un periodo temporal para alcanzarlos, tras el cual realizar un análisis y valoración de lo logrado).

Segunda etapa. A quién nos dirigimos y cómo

La segunda etapa de nuestro camino para desarrollar el Plan de Comunicación de nuestra empresa tendrá como objetivo analizar quién es nuestro cliente y nuestro público objetivo. Conociéndolo en profundidad tendremos claro cómo y de qué manera dirigirnos a él.

“Conozco perfectamente quién es mi cliente”. Esta es una sentencia que escuchamos habitualmente y que, en gran medida, es cierta. O, mejor dicho, se acerca a la realidad. Es posible que conozcamos a quien nos compra, pero ¿conocemos cuáles son las características comunes de nuestro público objetivo, sea o no cliente? ¿Sabemos cuáles son sus aficiones? ¿Cuáles son sus conductas, objetivos, necesidades y responsabilidades en el ámbito laboral? Y si es ya cliente ¿qué es lo que le gusta y lo que no de nuestra empresa, producto o servicio? ¿Cómo se relaciona con nosotros? ¿Cuáles son sus motivaciones para mantener una relación de “fidelidad” con nuestra empresa?

Analizar y responder a estas cuestiones nos ayudará a establecer nuestro “buyer persona” o perfil de cliente ideal, y a definir cómo debe ser nuestra estrategia de comunicación para satisfacer sus necesidades.

Dibujar el perfil de nuestro cliente ideal nos ayudará, además, a determinar y adaptar el mensaje que le queremos trasladar.

Tercera etapa. Comunicación interna y externa

No hay un buen Plan de Comunicación que no se plantee en dos direcciones: Comunicación Interna y Comunicación Externa. Una empresa que dentro de su Plan no se plantee llevar a cabo acciones internas de comunicación estará perdiendo una gran oportunidad de potenciar la comunicación externa. Dentro del mundo de la Comunicación se dice que una mala o inexistente comunicación interna conlleva una comunicación externa deficiente.

Está claro que existen áreas de la empresa que tienen un papel más activo y protagonista en materia de Comunicación (caso del departamento comercial o de recursos humanos), pero para que ésta sea eficaz, única y uniforme (tanto interna como externamente) debe estar coordinada al más alto nivel. La Comunicación es responsabilidad de toda la empresa, y para ello hay que tener un plan de Comunicación Interna para que todas las personas que forman parte estén alineadas con los objetivos de la empresa. Tengamos en cuenta que los empleados de una compañía son sus mejores portavoces y la fuente de información más creíble para sus conocidos y allegados.

En el plano de la Comunicación Externa, por su parte, tiene como objetivo establecer cómo llegar a nuestro público objetivo. Para ello, debemos definir las acciones que llevaremos a cabo, a quién las dirigiremos y por qué canales lo haremos. Por ejemplo, en el plano online tendríamos que definir las acciones que haremos a través de nuestra web, nuestro blog, las redes sociales en las que estamos presentes, etc. Y en el plano offline, las que nos planteamos a través de los medios tradicionales (prensa, radio, televisión): notas de prensa, entrevistas, reportajes, publicidad… Así como la organización de posibles eventos, acciones directas con nuestros clientes, folletos, cartelería…

Cuarta etapa. Estar preparados

El concepto de “modernidad líquida” acuñado por Zygmunt Bauman para definir el estado fluido y volátil de la sociedad actual, lo tenemos hoy más presente que nunca. Una “fluidez” que puede afectar en cualquier momento y en cualquier entorno (entorno online y offline) al sector en el que operamos y/o a nuestra empresa en particular.

Por ello, dentro del Plan de Comunicación que desarrollemos debemos tener un espacio para elaborar un Plan de Crisis que establezca cómo y cuándo actuar si llega ese momento. En este sentido, si hemos tomado en serio la Comunicación Interna, tendremos un punto de apoyo muy importante, ya que en situaciones de crisis el potencial de difusión positiva de imagen de los propios empleados es todavía más elevado.

En cualquier caso, ante una situación de crisis nuestro plan deberá definir un protocolo de actuación, quién estará al frente y cómo y cuál será nuestra actuación comunicativa en esos momentos, con su posterior seguimiento y evaluación. El objetivo debe ser tener capacidad de reacción y transmitir transparencia (no olvidemos que lo que en un inicio es un problema se puede convertir en una oportunidad), reconociendo errores en el caso de que los haya habido y explicando las medidas que vamos a tomar para solucionarlos y para evitar que se vuelvan a producir.

Quinta etapa. Plan de acción y presupuesto

Y para la quinta etapa, dejamos lo más interesante para quienes nos dedicamos a la Comunicación: establecer el plan de acción y establecer el presupuesto que necesitamos.

En este momento tenemos que concretar las acciones que vamos a realizar para conseguir los objetivos planteados en el Plan de Comunicación: acciones de marketing y publicidad, acciones de comunicación a través de nuestros medios digitales (web, blog, redes sociales…), acciones en medios de comunicación (tanto en el entorno online como offline), eventos, acciones directas con clientes, etc.

Una vez definidas estas acciones habrá que establecer qué necesitamos para desarrollarlas, quiénes son los responsables de llevarlas a cabo y el calendario para su ejecución. Todo ello nos facilitará poder realizar una evaluación económica para determinar el presupuesto necesario para ello.

Final… y principio del trayecto

Un Plan de Comunicación es un “ente vivo”. ¿Qué quiere decir esto? Que una vez que hayamos llegado a la quinta etapa habrá llegado el momento de medir, analizar, evaluar… y modificar o readaptar nuestro Plan de Comunicación a nuevos objetivos o necesidades. No olvidemos que en Comunicación los mensajes importantes hay que comunicarlos varias veces, de formas diferentes y a través de distintos canales, para que nuestra marca, imagen producto o servicio lleguen con más fuerza a nuestro público objetivo.

Déjanos acompañarte en este camino

With Marketing queremos ser tu departamento de Comunicación y Marketing para acompañarte en el camino para alcanzar tus objetivos. Somos una agencia de Comunicación y Marketing en Navarra multidisciplinar para ayudarte a diseñar y desarrollar la web de tu empresa, su imagen corporativa, gestionar las redes sociales, elaborar contenidos… y todas aquellas acciones que necesita tu empresa en el área de Comunicación y Marketing, estableciendo objetivos, diseñando una estrategia y midiendo los resultados.

Con nosotros puedes llegar a tener tu propio Departamento de Comunicación y Marketing, con un equipo de profesionales a tu disposición que te apoyará en la consecución de tus objetivos empresariales desarrollando de forma adecuada y ordenada las acciones necesarias: Trabajamos desde la cultura y filosofía de tu empresa.

¿Hablamos?

El verano es buen momento para reflexionar, también para el marketing

El verano es buen momento para reflexionar

Cualquier momento es adecuado para iniciar un periodo de reflexión para pararnos a pensar dónde estamos, hacia dónde queremos dirigirnos y cuál sería el camino para conseguir nuestros objetivos. En el área de la Comunicación y el Marketing digital ese periodo reflexivo debe ser continuo, pero, como todos sabemos (y padecemos), el día a día no nos deja demasiadas opciones para detenernos, pensar y reenfocar o potenciar nuestras estrategias.

Desde aquí, os proponemos unos puntos básicos para enfocar este periodo “menos cargado de obligaciones” en el que nos adentramos con el objetivo de que podáis trazar alguna de las líneas que os ayuden a definir el camino y los objetivos en el área de Comunicación y Marketing digital para encarar en los próximos meses y asentar a lo largo de 2022. Y lo vamos a hacer con un pequeño resumen de lo que hemos ido publicado en este blog.

Empecemos por el principio

Qué mejor manera que comenzar un “periodo de reflexión” que apuntando en nuestra libreta de intenciones las preguntas a las que queremos dar respuesta para, finalmente, tomar decisiones. Por ello, empecemos por el principio planteando algunas de ellas:

– ¿Qué necesidades de Comunicación y Marketing digital tengo en mi empresa?

– ¿Qué ocurre con mi página web? ¿Necesita una actualización?

– ¿En qué redes sociales estoy presente y por qué? ¿En cuáles debería estar?

– ¿Tengo tiempo para actualizar de forma adecuada la página web de mi empresa?

– Tengo clara la importancia de comunicar, ¿contrato personal o subcontrato este servicio?

Quizá todas estas preguntas nos hagan ver con dificultad por dónde empezar y nos lleven a desistir de nuestra intención inicial. Danos un poco de tiempo para intentar ayudarte a establecer prioridades.

Volvamos al principio, ¿qué es mejor y dónde merece la pena enfocar nuestro esfuerzo? De entre todas las acciones que se pueden llevar a cabo dentro del campo de la Comunicación y el Marketing digital (branding, publicidad, reputación corporativa, SEO, SEM, marketing de contenidos, presencia en redes sociales…), en With Marketing lo tenemos claro: céntrate en el branding (creación de marca), reputación corporativa, creación de contenidos y posicionamiento.

Branding y reputación corporativa

El branding y la reputación corporativa son esenciales de cara a que los clientes (actuales y potenciales) conozcan qué ofrecemos y cuáles son las soluciones que les proponemos para cubrir sus necesidades. Hoy, la búsqueda en Internet es el primer paso antes del contacto. Y tener una buena presencia web que potencie nuestros puntos fuertes es clave para conseguir el principio del todo. Tened claro que la confianza se comienza a construir en la red.

Este principio nos llevaría a plantearnos cuál es la situación actual de la página web. Nuestro sitio (web) es el escaparate a través del cual nos presentamos ante nuestros clientes. Pensemos en ello antes de dedicar tiempo y dinero a otras acciones de marketing, planteándonos la web como el punto de partida y llegada de nuestra presencia en Internet y contestando a preguntas como ¿qué ocurriría si un cliente entre en mi web y se encuentra que está desactualizada? La imagen que transmite es cuanto menos de dejadez, actitud que no queremos por parte de un proveedor, ¿verdad? Y ya no hablamos si nuestra web no tiene certificado de seguridad… (…y otros tantos aspectos técnicos y de diseño) a la dejadez añadimos la desconfianza…

Contenidos, difusión y visibilidad

Teniendo claro este primer punto, pasemos al segundo. Cuando hablamos de contenidos para nuestra web, lo primero que se nos viene a la cabeza es contar con un blog. Pero ¿dispongo de tiempo para actualizarlo de forma continua? Lo cierto es que el blog se ha convertido en una pieza fundamental para poder estar en contacto con clientes y prescriptores a través de la cual fortalecer el conocimiento y la reputación de nuestra empresa o marca. Por eso debe formar parte, si queremos que sea la correcta, de una estrategia de comunicación y marketing. A la pregunta de por qué tener un blog en mi página web las respuestas son muchas y todas importantes, pero se podrían resumir, de forma básica, en una frase: generar más tráfico hacia nuestra web que nos ayude a conocer mejor a nuestros clientes, saber qué es lo que les interesa y posicionarnos como una empresa cercana que es consciente de sus necesidades. ¿Alguien da más?

Sigamos. ¿En qué redes sociales está mi empresa presente y por qué? ¿Son las adecuadas? Volvamos a empezar por el principio. Una vez invertido tiempo y dinero en tener un sitio web que se ajuste a nuestra imagen de marca y a lo que queremos transmitir de nuestra empresa y servicios y de haber generado contenidos para nuestro blog, llega el momento de dar visibilidad tanto a la web como a los contenidos: es el momento de comunicar. Y las redes sociales son el espacio en donde actualmente está nuestro público de interés, desde clientes a proveedores. Por tanto, las redes sociales son el vehículo más adecuado para comunicarles nuestras novedades, nuestras propuestas, nuestras fortalezas y los beneficios mutuos que se pueden generar de una relación bilateral.

Ahora bien, ¿debemos hacer un análisis y seleccionar aquellas en las que tener presencia dependiendo de cuáles son mis interlocutores y mi negocio? La respuesta es sí, y para ayudarte a diferenciar unas redes sociales de otras y decidir las más adecuadas para tu empresa puedes consultar esta entrada de blog que en la que planteábamos cómo dar visibilidad a los contenidos de una página web y esta otra en la que hablábamos sobre la ayuda que las redes sociales nos ofrecen para aumentar las ventas.

Servicio de Comunicación y Marketing digital

Si has llegado hasta aquí, te puedo asegurar que ya tienes una cosa clara: Comunicar es importante para mi empresa. En esta situación, puedes optar por contratar personal para que lleve a cabo esta función o subcontratar este servicio.

La experiencia que acumulamos en With Marketing nos permite conocer cuáles son las necesidades de las empresas en el entorno de la Comunicación y el Marketing digital. Así como ser conscientes del esfuerzo que supone mantener actualizada una página web y mantener activas las redes sociales. Un trabajo que, por otra parte, necesita de una especialización y de un conocimiento profesional del entorno.

Cuestiones como por qué crear una landing page, cómo atraer tráfico hacia una web o cuáles son los 7 puntos fundamentales dentro de la elaboración de un plan de marketing digital son parte de nuestra labor diaria. Por ello, creemos que estamos en la posición adecuada para decírtelo: “Te puedes permitir tener un departamento de Comunicación y Marketing (y, de hecho, debes tenerlo)… pero lo que no puedes hacer es permitirte el lujo de no tenerlo.

With Marketing queremos ser tu departamento de Comunicación y Marketing para acompañarte en el camino para alcanzar tus objetivos. Somos una agencia de Comunicación y Marketing en Navarra multidisciplinar para ayudarte a diseñar y desarrollar la web de tu empresa, su imagen corporativa, gestionar las redes sociales, elaborar contenidos… y todas aquellas acciones que necesita tu empresa en el área de Comunicación y Marketing, estableciendo objetivos, diseñando una estrategia y midiendo los resultados.

Con nosotros puedes llegar a tener tu propio Departamento de Comunicación y Marketing, con un equipo de profesionales a tu disposición que te apoyará en la consecución de tus objetivos empresariales desarrollando de forma adecuada y ordenada las acciones necesarias: Trabajamos desde la cultura y filosofía de tu empresa.

¿Reflexionamos y hablamos?

¿Cómo atraer tráfico a nuestra web?

¿Cómo atraer tráfico a nuestra web?

Probablemente parezca una perogrullada, pero si tenemos una página web y no tenemos prácticamente visitas (potenciales clientes) es como si tenemos un estupendo escaparate de nuestra tienda física, pero nadie entra a interesarse por los productos que vendemos o los servicios que ofrecemos. Y sin clientes, no hay ventas.

Disponer de una página web con un diseño atractivo, que esté bien estructurada y adaptada para ser visualizada en cualquier dispositivo electrónico (ordenador, tablet y móvil) es el punto de partida de la presencia de nuestra empresa en Internet. Pero no nos servirá de nada si no nos planteamos crear una estrategia de marketing digital que genere tráfico de personas a las que puede llegar a interesar lo que ofrecemos.

Potenciales clientes a los que, posteriormente, habrá que retener y fidelizar ofreciéndoles contenidos que generen interés en nuestros productos o servicios, para que terminen comprándolos o contratándolos porque puedan llegar a ser la solución a sus necesidades. Es decir, a más tráfico (visitas) más posibles clientes y más probabilidad de vender (conversiones).

Como siempre, hay un pero: si el tráfico que generamos no es cualificado (alineado con lo que ofrecemos), por mucho que volumen que tengamos en nuestra web muy probablemente no conseguiremos un ratio elevado de conversiones (ventas).

Tráfico hacia la web

Hay varias formas de generar visitas a nuestra web, entre ellas por ejemplo realizar publicidad en los buscadores, a través de Google se realizan campañas (SEM) orientadas a conseguir visitas a la web. Para ello tendremos que contar con un presupuesto adecuado a los objetivos que sea capaz de sustentar esas acciones durante un determinado tiempo. Vamos a generar tráfico hacia nuestra web pero una vez que dejemos de realizar esas acciones publicitarias, veremos como el tráfico disminuye (por eso es fundamental realizar siempre una estrategia global, que incluya otro tipo de acciones). Es importante realizar una planificación de la publicidad según sean los objetivos, fechas concretas, indicadores, KPis, ….

Otra alternativa es conseguir tráfico orgánico (es decir que lleguen a nuestro sitio porque han buscado temas que le interesen y hemos aparecido con nuestra web en los buscadores) para ello tenemos que realizar una estrategia SEO, una estrategia de posicionamiento. De la misma manera hay que plantear los objetivos y desarrollar las correspondientes acciones y estrategia. Según sea las palabras claves (keywords) que hayamos trabajado vamos a posicionar (aparecer) en las páginas de Google. Una estrategia SEO es muy amplia y se trabaja a mediano y largo plazo. También hay que mantenerla en el tiempo o corremos el riesgo de perder posiciones dentro de Google.

Un punto importante en una estrategia SEO, luego de realizar un análisis de palabras claves (keyword research), planificar las acciones, el desarrollo de la propia estrategia es trabajar sobre los contenidos en relación a esas keywords (palabras claves) que nos interesan posicionar (que aparezcamos en las primeras posiciones en Google). Estos se desarrollan bajo una estrategia de “marketing de contenidos”. En este proceso se trabajan las propias keywords, pero algo fundamental y que ahora se busca es trabajar sobre frases largas (que es la forma que los usuarios buscan en la Red) y son las denominadas “long tail”, estas frases generalmente contienen las palabras claves que nos interesan. Es fundamental que esos contenidos tengan visibilidad (por lo que también hay que trabajar y desarrollar sus acciones correspondientes), así ayudamos a que los buscadores vean como contenidos interesantes para los usuarios. Y otro punto, es que esos contenidos se entiendan, sean útiles, que escribamos para el usuario, para el cliente, no para los buscadores. De esta manera el propio usuario nos ayudará a compartir esos contenidos y multiplicará el tráfico hacia nuestra web, con la posibilidad también de conseguir que nos mencionen, nos enlacen desde otras web y conseguimos mayor autoridad para la página (le damos a entender a los buscadores que nuestro sitio es útil), ya pasamos a otro escalón que es realizar una estrategia de “linkbuilding” (conseguir enlaces entrantes desde otras webs) y que en la actualidad aún a Google le gusta 🙂

Para un posicionamiento orgánico podemos escribir, desarrollar muchas entradas, comentar sobre las diferentes posibilidades, alternativas, alcance, formas, etapas,…, en la actualidad ya se habla de la posición cero y es la que el buscador nos arroja cuando le hacemos una pregunta, la que entiende que aporta una solución y así de esta manera se van a incorporar otras formas de darle visibilidad a la web. Como siempre decimos la estrategia tienen que ser 360, global, integral y que según sean los objetivos de la empresa hay que desarrollar. Una estrategia sólida requiere de realizar una planificación adecuada, integrar diferentes acciones para lograr el objetivo fundamental que es llevar tráfico a nuestra web, usuarios que le interese el producto que tenemos y que son los potenciales clientes, para luego captar su atención y convertirlos en clientes, en ventas.

Algunas acciones para atraer tráfico

¿Qué tipo de acciones podemos llevar a cabo para aumentar el tráfico a nuestra web? Entre otras:

– Blog. Si os preguntáis ¿por qué tener un blog en mi página web?, esta es una de las respuestas.

tener blog página web

– Publicar con regularidad. Lo hemos dicho ya dos o tres veces, pero hay que ser constantes, publicar nuevos contenidos con regularidad… y ser pacientes, trabajar en ello.

– Infografías y vídeos. Las personas recuerdan el 80% de lo que ven y hacen, comparado con el 20% de lo que leen.

– Difusión y promoción de los contenidos en RRSS. Las redes sociales, aquellas en las que esté nuestro público objetivo (dependiendo si somos una empresa del entorno B2C o B2B), son un vehículo imprescindible si nos preguntamos cómo dar visibilidad a los contenidos de una página web.

– Organizar webinars y concursos, difundirlos en RRSS y dirigir el tráfico hacia una landing page en donde generar interés para visitar otros contenidos (además de poder obtener el contacto de los intesados).

– Email marketing. El correo electrónico sigue siendo un buen “socio” para generar tráfico a nuestra web. Por ejemplo tener un Newsletter mensual ayuda a atraer a nuevos clientes y fidelizarlos.

– Optimizar el SEO on page. Es un desarrollo a tener en cuenta y es optimizar nuestro sitio, por ejemplo tener una web bien estructurada, buena usabilidad, hacer un análisis de keywords y comprobar si las que utilizamos son las más adecuadas o debemos cambiarlas (existen herramientas que nos ayudan en esa investigación, incluso nos facilitan las que usa nuestra competencia). También podemos planificar los contenido de las publicaciones y junto a ellos optimizar el título y las meta descripciones de las páginas, optimizar las imágenes, mejorar la velocidad de carga

En definitiva, para conseguir aumentar el tráfico orgánico hacia nuestra página web son imprescindibles, cuatro cosas:

Crear contenido de calidad.

– Actualizar los contenidos de forma frecuente.

– Ser pacientes y constantes.

– Medir y analizar cuál es la fuente que mayor tráfico nos genera, qué tipo de tráfico y cuál es la que nos envía el tráfico que nos ofrece mayores niveles de conversión.

¡OJO! Tampoco debemos olvidar que el mundo online está interconectado con el mundo offline, por lo que acciones de comunicación “más tradicionales” (notas de prensa, ruedas de prensa, eventos…) son un buen trampolín para apoyar al crecimiento del tráfico hacia nuestra página web. Hay que aprovechar la interacción personal que tengamos con clientes y colaboradores, cruzar acciones, trabajar en otros canales, trabajar en una estrategia omnicanal.

Desde With Marketing te podemos ayudar, somos una agencia de marketing y comunicación en Navarra centrada en el marketing digital, desarrollo web, diseño, estrategia en redes sociales, contenidos, inbound marketing… para dar respuesta a todo lo que tu empresa necesita en el área de comunicación y marketing.

¡Hablemos!

Call Now Button